19/5/08

El regreso más esperado

- ¡“Noeeeeeeeeeeé: abre la puerta por favor! ¡Déjame subir al arcaaaa! Perdóname las burlas y los insultos, Noéee, te lo ruegoooo!!!! Déjameeentrar al ar...glub, glub, GLUB......”

Vivimos días de gran conmoción en el mundo. Es un momento dramático, crucial y a la vez muy emocionante. En Esquel comenzamos el mes de mayo bajo una lluvia de cenizas volcánicas que nos tomó por sorpresa.

2008 comenzó con una seguía que venía del 2007, en febrero un incendio quemó 6.000 hectáreas de bosque nativo; más tarde un temporal de viento provocó destrozos; y después la ceniza volcánica por más de 15 días nos impidió ver la cordillera como estamos acostumbrados, tapando los colores con un triste manto gris. Al igual que una plaga egipcia no había nada que la ceniza no pudiera tocar. Empezamos a usar barbijos y a tomar recaudos, y a estar pendiente de los medios de prensa.

Hubo una tregua en la lluvia de ceniza, para dar lugar a una lluvia torrencial de agua por varias horas, otra pausa no muy larga para que caiga una copiosa nevada tempranera que ocasionó caída de cables y la rotura de muchos árboles el día sábado que hoy a última hora del lunes todavía no han sido todas las ramas retiradas. Estuvimos sin energía eléctrica por varias horas.

Mientras, esperamos lo que las autoridades prevén: la explosión final del volcán con la difusión de una nueva andanada de cenizas posiblemente más espesas, arena, etc., inconvenientes que nos obligarían a permanecer encerrados en nuestras casas por más de 72 horas.

En tanto, a las guerras de la que los medios argentinos muchos no hablan, (ejemplos más notables: Irak; Afganistán...), hay rumores de guerras en nuestro “pacífico” continente sudamericano: Chávez amenaza defender al presidente boliviano si éste es derrocado, su canciller denuncia violación del espacio aéreo por parte de Estados Unidos, y a la vez anuncia ir a la guerra si Colombia autoriza la instalación de una base norteamericana.

Simultáneamente, un Tsunami en Myanmar se lleva de un zarpazo 100.000? vidas Y no terminan de contar los muertos ni recoger los cadáveres de miles de personas y “desaparecidos” cuando un terremoto se desata en China trayendo más muerte y destrucción, hambre y el peligro de pestes y enfermedades. Las víctimas se cuentan por miles, tanto o más como en Myanmar. Lucas 21:25-26: “...y en la tierra angustia de las gentes, confundidas a causa del bramido del mar y de las olas; desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra; porque las potencias de los cielos serán conmovidas.”

Vemos en la televisión cómo desde un camión en movimiento van arrojando algunos víveres sobre los desesperados sobrevivientes de Myanmar, pero solamente uno de cada 20 o 30 personas pueden agarrar algo al voleo, los demás siguen desesperados y hambrientos. Hambre.

Conflictos raciales, gremiales, políticos se extienden a lo largo y a lo ancho del planeta. La violencia es cada vez más descarada como en algunas escenas en el fútbol de este fin de semana en nuestro país donde el gobierno parece no tener rumbo y un enfrentamiento entre los empresarios del campo y éste, pone en jaque a toda la sociedad mientras escasea el combustible y la inflación deteriora los salarios.

Según un estudio de la UBA, el cambio climático podría hacer desaparecer La Plata en 2028. El mapa de Buenos Aires visto desde el aire parece un campo bombardeado por la cantidad de lagunas producto de las inundaciones de la década del 80, cuando una ciudad desapareció bajo las aguas. Una escena muestra algunas personas sacando dos hombres de un torrente de agua en la calle, con una soga. Parece cine catástrofe pero pasó hace pocos días en Villa Elisa y es de la realidad, y se puede repetir en cualquier momento. Las inundaciones de aquí y las del Chaco, éstas con víctimas fatales. Las que fueron y las que vendrán. ¿Cuántas más?

El Señor Jesucristo nos anticipó claramente en Mateo capítulo 24 las señales que tendrían lugar antes de su venida. Este mes de mayo desde Esquel miramos al mundo y el mundo nos está mirando. Algo pasa.

Es que sentimos en medio de la paz que experimentamos, la hermosa expectativa del pronto regreso de nuestro Señor Jesucristo, levantamos nuestra cabeza porque el tiempo de nuestra redención está muy cerca, a las puertas. Lucas 21:28: “Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca.”

¡Es un motivo de alegría la cercanía del retorno de Jesús!

El Chaitén, ciudad chilena al pie del volcán del mismo nombre ha sido prácticamente arrasada por el agua del deshielo provocado por la actividad volcánica y las cenizas. Vemos la tristeza y el dolor en nuestros hermanos chilenos que tuvieron que salir apresuradamente con lo puesto dejando todo atrás.

Nos duelen estas escenas. Nos solidarizamos con la pena de ellos.

Jesús dijo “es necesario que todo esto acontezca...” Mateo 24:6. No nos podemos levantar en contra de estos sucesos ni los podemos parar pero nuestra oración por misericordia y por el obrar del Espíritu Santo trayendo convicción de pecado a las personas es fundamental. Creo y espero que miles de personas vendrán a Cristo en este tiempo, porque este Evangelio será predicado hasta el último rincón del mundo y entonces vendrá el fin.

En lo que va de este mes los pastores de la ciudad nos hemos juntado ya 3 veces a orar juntos y hemos visto el SUM de la Escuela 76 prácticamente repleto en una noche de calles arrastrando agua y con nieve, convocada la Iglesia de Cristo en esta ciudad para orar por estas cosas y proclamar la Palabra de Dios. En otras ocasiones juntarnos una vez al mes parece ser penoso y con una asistencia mínima de pastores. Es que como decía un pastor anoche, Dios provoca la necesidad, o con la necesidad mueve los corazones en la dirección que El quiere.

Hemos visto cumplirse las señales prácticamente todas juntas en estos días. El estudio exhaustivo de estas profecías llevaría mucho más espacio y tiempo pero no hay que dejar de mencionar que este año “la higuera”, o sea Israel, cumple 60 años de existencia como estado. La aparición de sectas y falsos profetas es más marcada que antes porque ahora cuentan con los medios masivos de comunicación. Muchos son engañados hábilmente.

Por eso el evangelio de Lucas proclama y advierte: “Mirad también por vosotros mismos, que vuestros corazones no se carguen de glotonería y embriaguez y de los afanes de esta vida, y venga de repente sobre vosotros aquel día.” Lucas 21:34. “Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis”, Mateo 24:44. “Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche...mas vosotros hermanos no estáis en tinieblas para que aquel día os sorprenda como ladrón.” 1ª. Tesalonicenses 5:2;4.

Debemos estar velando, alertas, vigilantes. La Iglesia debe predicar menos de la prosperidad, dejar de lado la búsqueda de sitios de privilegio y fama, el materialismo pintado de religión, y predicar más acerca DEL CIELO Y DEL INFIERNO Y DE LA SEGUNDA VENIDA DE JESUCRISTO.

Si aún no recibiste a Cristo como Salvador y Señor de tu vida, tengo una buena noticia: ¡Estás a tiempo! El te ama. Reconoce tus pecados, arrepiéntete delante de Dios, Él te perdonará y lavará. Recíbele como tu Salvador, dale el lugar de señorío en el trono de tu vida y comienza a vivir una vida abundante como hijo de Dios. No estarás triste como los que no tienen esperanza, tendrás completa paz y todas las cosas viejas pasarán, serás una nueva persona.


(Se utilizó como base el Evangelio según San Mateo cap. 24 de la Biblia "Plenitud" versión Reina Valera 1960.Otras lecturas no mencionadas aquí pero afines al tema: Mateo cap. 25 y Lucas cap. 21. La cita por ej: 21:20 quiere decir capítulo 21 versículo 20. El tema no se agota en las lecturas mencionadas.)

No hay comentarios:

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com