Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2010

¿Cuánto falta para que suenen las trompetas?

En estas últimas horas nuestro corazón tiembla frente a todo aquello que estamos viendo en la televisión que nos muestra los desastres climáticos en España, Portugal, los temporales de nieve en Estados Unidos y lo más duro; la catástrofe en la hermana Chile, donde hace pocos minutos la presidenta de ese país anunciaba que el conteo de muertos ascendía a 708 muertos.

En este mismo blog hemos dado a conocer en las últimas entradas, "una Palabra profética para 2010" basada en la palabra profética "más segura", la Palabra de Dios, la Biblia.

Nuestro corazón tiembla (y todo nuestro ser) pero no de miedo ni de inseguridad porque estamos confiados en nuestra Roca Eterna e Inconmovible, Jesucristo, sino de dolor porque se pierden vidas, se truncan proyectos, se pierden recursos y lamentablemente aquellos que han querido hacer tesoros en la tierra los pierden en un par de minutos y se quedan sin nada y en verdad deberían estar agradecidos a Dios porque al menos cuentan con la…

Obedecer es mejor que los sacrificios y la desobediencia acarrea la ira de Dios

Un espíritu malo ejerce su poder en los que viven en la desobediencia, es el del príncipe de las tinieblas, el mismo diablo, que ejerce su influencia sobre las personas, gobiernos, la cultura, de todos los que andan en desobediencia. (Efesios 2:2).

La ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia. (Efesios 5.6; Colosenses 3.6).

Una de las características de esta sociedad es el ser "desobedientes a los padres" (Romanos 1.30), una sociedad que se rebela contra Dios, contra la autoridad, contra los padres, contra los maestros (Pink Floyd: "No necesitamos educación"), contra la policía, en fin, contra todo lo que representa Autoridad.

Lo anticipó Pablo, por revelación del Espíritu Santo, en la segunda carta a su hijo Timy: "desobedientes a los padres", y "... con apariencia de piedad..." (religiosos9 pero con una conducta que desmentirá el poder de la piedad. "Con esa gente ni te metas!" le manda el apóstol. (2da. Timoteo 3.2)

El poder qu…

Obediencia y oposición

Jesús estaba determinado desde pequeño (como cuando "se perdió en el templo") a cumplir con el propósito por el cual fue enviado. No aceptaba sugerencias ni distracciones.

No fue fácil para Jesús cumplir su misión. Ni aún sus hermanos creían en Él: Juan 7:1-9; su familia llegó incluso a creer que estaba loco: Marcos 3:31-35 y otros lo acusaron de estar endemoniado: Marcos 3:22. ¿Endemoniado Jesús?

Sí, no solo "endemoniado" sino loco: Juan 10:20; por si esto fuera poco y más aún tratándose del Hijo de Dios que vino al mundo para que todos sean salvos creyendo en El, (Juan 3:16)lo tildaron de "samaritano" lo cual era un insulto casi equivalente a ser recaudador de impuestos y estar al nivel de las prostitutas, tres categorías de gente despreciable para el pueblo judío: Juan 8:48.

De Jesús llegaron a sugerir que era hijo natural o hijo de fornicación: Juan 8:41.

En aquella ocasión que abrió el rollo en la sinagoga y se reveló como el Mesías o Ungido de Dios, (Lu…