28/6/10

Somos hijos de Dios

Leemos 1º Juan capítulo 3 versículos 1 al 10.

En Romanos 8 verso 13 se nos dice que si vivimos conforme a la carne moriremos, pero en cambio, si por el Espíritu hacemos morir las obras de la carne, ¡Viviremos! Nuestro espíritu, clama: "Abba, Padre! ¡Papito! Nuestro ser anhela la Presencia de Dios.

Y aunque pasemos por grandes dificultades o tribulaciones, todo ello no se compara en nada con lo que Dios nos tiene preparado en El. Entonces no hay problema ni lucha ni dificultad, ni la muerte, ni la vida, ni lo alto, ni lo bajo, ni ángeles, ni demonios, nada ni nadie que nos pueda apartar del amor de Dios manifestado en Cristo.

¡Dios tiene preparado lo mejor para tu vida!

En esto se ha manifestado el amor, que El trazó un plan para desarrollar en tu vida porque al venir a Cristo ya has sido justificado, al ser limpiado con la sangre de Cristo, de ser enemigo de Dios, has pasado a ser amigo de El y a estar en paz con El.

Esto el mundo no lo experimenta, no lo conoce, no lo tiene, por eso está como está, y por eso el mundo te va a aborrecer. Si al Maestro han aborrecido y rechazado, acaso vas a pensar que como discípulo de Cristo vas a ser más que tu Maestro y no vas a encontrar rechazo y oposición?

Cuando algo es de Dios no sólo genera adhesiones, genera rechazos también.

Todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad ya nos han sido dadas por el divino poder de Cristo, El puso a nuestra disposición preciosas y grandísimas spromesas y por ellas vamos a llegar a participar de la naturaleza divina.

Estas promesas incluyen la Segunda Venida de Cristo, un nuevo cielo, una nueva tierra, la entrada amplia y generosa al Reino de Dios, lugar donde mora la justicia. Dios quiere que estemos profundamente unidos a Cristo y así disfrutar de las bendiciones y beneficios de tal relación.

Estas promesas son un incentivo para vivir en santidad, no busques la santidad, siembra para la carne y cosecharás corrupción. Busca la santidad sin la cual nadie verá a Dios, siembra para el Espíritu, deja que el Espíritu Santo controle, inspire y gobierne tu vida y cosecharás vida eterna.

Seremos partícipes de la plenitud de Dios, ahora, como de su gloria futura, para eso debemos huir de la corrupción que hay en el mundo.

Dios mantennos en tu gracia, líbranos de caer en tentación, ayúdanos a entender tus planes, a vivir en la santidad que nos permitirá conocerte más y más y disfrutar de tu compañía, de todos tus beneficios, ser participantes de tu gloria en este tiempo presente y en el venidero. Que recibas toda gloria, honra y poder ahora y siempre, y te damos gracias de todo corazón. En el nombre de Jesús, Amen.

18/6/10

El divino showman y algo para pensar...

Dice Dante Gebel en su libro "El código del campeón":

"Hace poco, llevé a un famoso productor de espectáculos a un servicio cristiano. El se considera un "seguidor de lejos" del Señor. Nunca había visitado una iglesia. Se dedica a montar y hacer la puesta en escena de grandes obras de teatro en Broadway y en las capitales más importantes del mundo. Su concepto del show es potencialmente elevado. Nos conocimos en nuestro más reciente proyecto evangelístico, logramos cierta amistad, y aceptó mi cordial invitación a un servicio dominical.
"Media hora después de lo anunciado, dio inicio la reunión. Alguien probó los micrófonos una y otra vez, mientras los músicos improvisaban y afinaban los instrumentos frenéticamente. El baterista parecía quitarse los nervios de una mala semana encima de su instrumento, antes de comenzar la primera canción. Finalmente, un joven nos invitó a ponernos de pie y comenzó la alabanza. La primera canción duró unos doce o catorce minutos, la repetimos una y otra vez, primero las mujeres, luego los hombres, todos juntos, a capella, con palmas, sin palmas, todos juntos otra vez.
"Mi amigo estaba serio. El muchacho que dirigía el servicio nos pidió que abrazáramos a dos o tres personas y le dijéramos algo así como "Prepárate para la unción que vendrá esta noche sobre ti y te dejará lleno de gozo..." y no recuerdo qué más.
"Mi amigo estaba más serio aún. Otra canción. Ninguno de los músicos sonreía, más bien parecía que estaban en trance, o en el peor de los casos, pensando en otra cosa.
"Pasó otra persona y nos volvió a pedir que le dijéramos algo al que estaba a nuestro lado y a dos o tres personas alrededor. Luego pidió un aplauso. El tecladista no entendió la seña del cantante y entonces pidió otro aplauso, que le daría el tiempo para explicarle la seña al músico.
"Mi amigo me dijo al oído que se retiraba.
"Mientras se abría paso a la salida, oía con asombro, que el joven anfitrión les volvía a pedir que le dijeran algo al de al lado y que luego tendrían que saltar y dar unos gritos de guerra.
"En nuestra cultura, era un gran servicio de alabanza, digno de recordar. Para quien acababa de ingresar a la iglesia por primera vez, era un enorme grupo de improvisados, sin creatividad, ni sentido común.
"Como es muy educado, trató de disculparse, pero me interesé en su punto de vista. Reconozco que pude haber tomado un atajo religioso. Pude haberle dicho que "él no entendía las cosas del Espíritu" y también pude haberme convencido de "que no resistió la gloria y la unción". Pero preferí ponerme en su vereda, y tratar de oírlo. Quizá podría aprender algo.
"Me sorprende", dijo, "que no haya nada preparado, ensayado, principalmente si es para Dios, como dicen. Por otra parte, cuando contrato músicos, tienen la obligación, por contrato, de sonreír mientras actúan. Ellos...solo tocaban. además -agregó- los vi desconcertados, sin ideas de cómo seguir".
"Me quedé en silencio y ensayé alguna explicación. Pero me percaté de que hacía falta una reforma. Un cambio drástico y radical de nuestros dogmas y costumbres.
"Si una película se extiende más de dos horas, sentimos que nos embota el cerebro, lo mismo pasa si un espectáculo va más allá de la hora y media. Pero somos capaces de tener cinco o seis horas de servicio.
"Cierta vez llegué como predicador invitado a un país muy querido, donde se realizaba un congreso en el estadio principal. La reunión comenzó a las diez de la mañana, y eran las cinco de la tarde y habían desfilado tres oradores sin interrupción, yo era el cuarto.
"Predique tranquilo", me dijo el anfitrión a modo de consuelo, "aquí la gente está acostumbrada". Pero la multitud no estaba "acostumbrada". Tenía un hambre voraz y un cansancio mental insoportable. "El corazón resiste lo que la cola aguanta", suele decir un predicador amigo.
"Los saludé con amabilidad y los envié a descansar, luego de enterarme que habían estado allí por siete largas horas.
"No tenemos creatividad, escasea el sentido común. Programamos servicios y congresos para nosotros, pero espantamos al inconverso. Realizamos eventos dirigidos a quienes se supone que entiende lo que quisimos hacer, pero olvidamos al que no nos conoce ni comprende lo que queremos hacer o decir."

Gebel, Dante. "El código del campeón. Siempre que quieras podrás cambiar tu estrella." Editorial Vida. 2007. (páginas 141-144).

Al respecto, me pregunto:
1) ¿Por qué casi siempre y muy frecuentemente en todo lugar de congregados, hay que predicar un mini sermón para levantar las ofrendas y diezmos y/o explicar lo que se está por hacer y algunas veces aclarar que nadie está obligado a hacerlo?
2) ¿Es necesario siempre orar por la ofrenda? Es decir, si no se hace; ¿Dios se ofende o estamos olvidando algo elemental?
3) ¿Es necesario también siempre al compartir la "Santa cena", bendecir el pan, después bendecir el vino? Es decir, ¿qué pasa si no se hace esa parte, el pan y el vino no estarán bendecidos, le caerán mal a alguien o peor aún, Dios se enojará?
4) ¿Para qué se hacen las coreografías en los cultos donde jóvenes hacen flamear banderas y danzan delante de la congregación? ¿Para animar a los asistentes a danzar? ¿Para entretenerlos? ¿Para la gloria de Dios? Digo, porque muchas veces son los únicos que danzan, los únicos que pueden moverse en el lugar utilizando para ello varios metros cuadrados mientras el resto de los fieles están apretujados sin siquiera poder moverse sin empujar a alguien o sin correr el riesgo que se vayan por el suelo carteras, biblias o algún efecto personal...

Nadie se ofenda por las preguntas. Qué bueno es poder preguntar y cuánto mejor sería encontrar respuestas sinceras, verdaderas y sabias sobre todas las cosas.

Coincido con Dante Gebel que en nuestra cultura "evangélica" hacemos muchas cosas por costumbre, sin pensar casi, improvisadamente, religiosamente muchas veces, el que por primera vez viene a "nuestras reuniones" no entiende nada, a veces se espanta, la verdad que necesitamos un VAU y una NRT: un Verdadero Avivamiento Urgente y una Nueva Reforma Total.

Que Dios te bendiga...

EB

13/6/10

No juzgar. El uso de una vara que se vuelve en nuestra contra

Uno de los mayores énfasis en las enseñanzas de Jesús es cómo construir y mantener correctas relaciones con Dios y con los semejantes. El Señor ve estas relaciones como la esencia de la cual está hecha la vida. Conocer a Dios es nuestra máxima prioridad pero el procurarlo no debe reemplazar o disminuir nuestras relaciones con los demás.

Cristo no prohíbe la expresión de opiniones, ni que condenemos lo que está mal hecho. Lo que prohíbe es la censura implacable que pasa por alto las faltas propias mientras se asume el papel de supremo juez de los pecados de los demás.

Leemos el Evangelio de Mateo capítulo 7 versos 1 al 6:
"No juzguen a nadie, para que nadie los juzgue a ustedes. Porque tal como juzguen se les juzgará, y con la medida que midan a otros, se les medirá a ustedes. ¿Por qué te fijas en la astilla que tiene tu hermano en el ojo, y no le das importancia a la viga que está en el tuyo? ¿Cómo puedes decirle a tu hermano: Déjame sacarte la astilla del ojo, cuando ahí tienes una viga en el tuyo? ¡Hipócrita! Saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás con claridad para sacar la astilla del ojo de tu hermano. No den lo sagrado a los perros, no sea que se vuelvan contra ustedes y los despedacen; ni echen sus perlas a los cerdos, no sea que las pisoteen."

Nuestra relación personal con Dios debe hacer surgir en nosotros las cualidades de carácter que edifican y sostienen todas nuestras relaciones.

Corrige tus faltas y resuelve tus propios problemas antes de intentar corregir las faltas de otros y deja que cualquier actitud de juzgar a otros te señale la necesidad de examinarte a ti mismo por cosas que te molestan de los demás.

Cada uno debe examinarse a sí mismo pues cada uno tendrá que responder de sí mismo, no de otros, ante el tribunal de Cristo. (1a. Corintios 11:28,31).

El orgullo personal tienen a cubrir los propios defectos proyectándolos sobre los demás. Un viejo proverbio secular dice:

"Cree el ladrón que son todos de su condición".

El escritor francés Thibon dice que al juzgar temerariamente "cada uno proyecta hacia el prójimo la parte de criminal que él mismo lleva dentro".

Tampoco podemos juzgar las intenciones del corazón, las motivaciones que mueven a las personas a llevar a cabo tal o cual actitud, pues sólo Dios penetra allí, no debemos juzgar sin misericordia, sin justicia, sin reflexión.

¿Quién eres tú para juzgar a tu prójimo? (Romanos 14.10,13; Santiago 4:11-12)No juzgar para no ser juzgado. 1a. Corintios 4.5

EB

11/6/10

Las advertencias de Jesús

En el capítulo 24 del Evangelio según San Mateo, Cristo, a pedido de los discípulos les declara las cosas que habrían de ocurrir en la tierra antes de su "Segunda venida".

Hoy vemos el cumplimiento de esta profecía dramáticamente. No solamente en la ocurrencia de fenómenos naturales drásticos como terremotos, inundaciones y las incontables guerras que se suceden unas a otras, sino en la "apostasía" que existe hoy en la Iglesia y en el mundo.

En el enfriamiento del amor. Si entendemos por esto que los hombres se han encendido en su lascivia unos con otros y asimismo la mujer ha dejado el uso natural para sentirse atraída por representantes del mismo sexo, cometiendo hechos vergonzosos unos con otros.(Romanos Capítulo 1 versos 26 y 27).

Y también podemos entender el enfriamiento del amor manifestado en la poca consagración a Dios por parte de quienes asisten a las reuniones o cultos, o asisten "a la iglesia", y en el enfrentamiento de unos contra otros, de padres contra hijos, de los hijos contra los padres, de los padres entre sí.

Agoniza la verdadera fe y el auténtico amor brilla por su ausencia. La Fe está sufriendo una gran sacudida, sólo los verdaderos discípulos de Cristo pueden aguantar la prueba.

En toda organización humana, o mejor dicho, en todo grupo social llámese club, la escuela, una empresa o la Iglesia, al haber seres humanos (gracias a Dios) hay conflictos. Muchas veces por conflictos en la Iglesia, que los hay y debemos superarlos o solucionarlos en amor, hay personas que abandonan la Fe, enojados con Dios, enojados con los pastores, enojados con los hermanos en la Fe. Brotan raíces de amargura que contaminan todo el medio ambiente.

El que practicaba la Fe, la abandona, poco a poco le da la espalda a Dios y comienza a vivir peor que un incrédulo, degradándose espiritual, moral, físicamente y acabando en la ruina.

Muchos tropezarán, se volverán de la fe al pecado. Tiempos de sacudida, tiempos de tormenta, sacuden y ahuyentan a muchos que parecían seguir a Cristo en días soleados y de calma.

"El que persevere hasta el fin será salvo", dijo Jesús, no porque la perseverancia produzca salvación o le otorgue al implicado el pasaporte a la Eternidad con Cristo, sino que la perseverancia es un claro indicio que estamos frente a alguien que ES salvo.

Perseverancia viene del término griego "huponemo", quiere decir mantenerse uno en pie en medio del conflicto, sobreponerse a la adversidad, no desplomarse bajo la tensión, estar uno firme, perseverar bajo presión, esperar calmada y valientemente. No es una pasiva resignación a la suerte, ni mera paciencia, sino la resistencia activa y enérgica a la derrota, lo que permite una clamada y valiente perseverancia.

Cristo nos advirtió acerca de los últimos tiempos. Estamos viviendo la última hora de la Humanidad y el Regreso de Cristo se acerca, el deseo del corazón de Dios es cumplir totalmente con sus propósitos. Nadie sabe el día ni la hora en estos tiempos difíciles, del regreso tan esperado. ¿Esperado?

.......

Pero bien declara el profeta: "Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera, porque en ti ha confiado". Isaías capítulo 26 verso 3.

Debemos perseverar en esta confianza, prepararnos para lo que aún está por venir, porque estas cosas son SOLO EL PRINCIPIO DE DOLORES.

EB

2/6/10

Antisemitismo y mentiras

El periodismo se ha prostituido. Las mentiras en la prensa, las noticias que dan a conocer medias verdades, o títulos redactados de manera tendenciosa, son moneda corriente.

Un ejemplo de ello es cómo se "informó" acerca de la concentración de cristianos convocados por Faciera y Fecep frente al Congreso Nacional, el 31 de mayo pasado. Los medios dijeron que "los evangelistas" se reunieron allí "para oponerse al matrimonio gay", cuando en realidad la convocatoria fue para defender la familia y oponerse a la sanción de una ley que no representa el sentir de la gran mayoría del pueblo argentino.

Tan distinto es oponerse a algo que proponer algo como decir la verdad o la mentira.

Los medios, influídos en sus cocinas de noticias por productores, redactores, conductores de programas que son y viven prostituidos, y en algunos casos representan con un alto nivel de vida, a una minoría desviada de las leyes naturales y que desea imponer al conjunto de la mayoría un estilo de vida contrario a las leyes naturales, contrario al derecho y a los principios divinos, no pueden dar lo que no tienen, salvo muy pocas excepciones. El árbol por sus frutos se conoce. No puede el árbol malo dar fruto bueno.

Otro ejemplo es como a nivel mundial se ha tratado el hecho del abordaje de un barco que iba a la Franja de Gaza, por parte de los militares de Israel. La prensa no informa que ese barco llevaba armas a Gaza, no dicen que Israel advirtió al barco cuando aún se encontraba cerca de Grecia, que se acercaban a aguas vedadas al tráfico.

No dicen que los primeros militares que descendieron del helicóptero, al barco, para requisarlo, no llevaban armas. No dicen que los soldados fueron inmediatamente recibidos a palazos, con barras de acero y atacados con cuchillas y pistolas. Soldados que están internados por las heridas recibidas. Tampoco dicen los medios que algunos de estos soldados sin armas fueron arrojados al agua.

¿Esa es la ayuda humanitaria que llevaban estos "pacíficos" militantes pro-palestinos a la Franja de Gaza?

¿Cualquier país del mundo aceptaría esto en sus fronteras sin defenderse? La respuesta es negativa. El Exodo de la Biblia, uno de los 5 libros de la Ley, da cuenta de la salida del pueblo de Israel a la Tierra Prometida. Los egipcios, que habían esclavizado al pueblo de Dios y lo tenían a latigazos y sometimiento fabricando ladrillos, cuando el pueblo logró salir fuera de Egipto conducido por Moisés, se lanzaron a perseguirlo para acabar con todos.

Pero Dios intervino dramáticamente, el Mar Rojo se tragó todo el ejército egipcio, este país quedó sin joyas,sin oro, sin plata, sin mano de obra barata, sin fuerzas armadas, sin príncipe ni capitanes, un país quedó arruinado.

Así les va a los que mienten, "los engañadores irán de mal en peor..."

Así les irá a quienes se levanten contra Israel, el pueblo de Dios.

La mentira, la sodomía, el enfriamiento del amor, el antisemitismo son señales que nos indican que estamos en los últimos tiempos, acercándonos cada vez más a la Segunda Venida de Cristo.

Sean benditos los que oran por la paz de Israel. Sean bendecidos el pueblo de Dios, y que se cumplan los propósitos de Dios en ellos y para ellos.

Los cristianos, no olvidemos que Israel ha sido empobrecido para que nosotros seamos ricos, en el sentido espiritual lo digo, amamos a Israel amamos a los judíos y por sobre todas las cosas amamos a Dios.

EB
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com