26/10/09

Convocatoria a cadena de oración

El dia 31 de octubre es el dia de Haloween "dia de los satanicos, donde se hace ocultismo, rituales, maldiciones etc etc", y todo hijo de Dios que quiera: puede unirse a la cadena de oración que se hará el dia ese d{ia y el 31, para CLAMAR a Nuestro Dios y Señor Jesucristo sobre los siguientes temas.


1) Para que sea pronta la venida de nuestro Señor Jesucristo (venga a nosotros tu Reino!)
2) Para que nos use a nosotros sus hijos para alcanzar las personas que hoy están perdidas y no conocen a Jesús.*
3) Para que nos use para alcanzar también a aquellos Hijos de Dios que están apartados de su camino.

(* Recordemos también que el pueblo de Israel tiene un velo en sus ojos, y gracias a ese velo que ellos tienen nosotros hoy podemos y tenemos la oportunidad de ser hijos de Dios, recordemos orar por el pueblo de Israel para que el Señor saque ese velo y vean que Jesús es el Mesías el Hijo de Dios)



Hermanos Clamemos para que nuestro Señor venga pronto y unámonos LA IGLESIA DE CRISTO en este clamor.

1 Pedro 4: 1-11 Puesto que Cristo ha padecido por nosotros en la carne,vosotros también armaos del mismo pensamiento, pues quien ha padecido en la carne terminó con el pecado, para no vivir el tiempo que resta en la carne, conforme a las concupiscencias de los hombres, sino conforme a la voluntad de Dios.

(v7) Mas el fin de todas las cosas se acerca sed, pues, SOBRIOS Y VELAD EN ORACION y ante todo,tened entre vosotros ferviente amor, porque el amor cubrirá multitud de pecados.

( v11) Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios, si alguno ministra, ministre conforme al poder que Dios da PARA QUE EN TODO SEA DIOS GLORIFICADO por Jesucristo a quien pertenecen la gloria y el imperio por los siglos Amen


Den difusión a iglesias y hermanos de esta cadena de oracion dia 30/10 y 31/10

¡Las puertas del infierno no prevalecerán contra la iglesia de Cristo!

EB

25/10/09

Los límites nos dan seguridad

Palabra basada en el Salmo 19

En especial, veamos los versículos 7-11 de este precioso Salmo de David.

"La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma; el testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al sencillo"

Las sagradas escrituras son íntegras, de una manera absoluta, completa e indudable. La Palabra de Dios es íntegra en su certeza y segura en su confiabilidad.

"El temor de Jehová es limpio, que permanece para siempre; los juicios de Jehová son verdad, todos justos.
"Deseables son más que el oro, y más que mucho oro afinado; y dulces más que miel, y que la que destila del panal.
"Tu siervo es además amonestado con ellos; en guardarlos hay grande galardón.”


Los mandamientos de Dios no nos son gravosos: (pesados)
Jesús nos dice:
“Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí que soy manso y humilde de corazón y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil y ligera mi carga.” Mateo 11:29-30.

Los hijos de Dios debemos confiar plenamente en que la Palabra de Dios es verdadera y que El siempre actúa de acuerdo con ella.
Cada situación que enfrentamos es una oportunidad para confiar en Dios en lugar de en nuestras propias inclinaciones. La fe involucra un elemento de riesgo, pero siempre rinde los más ricos beneficios.

La Palabra de Dios fija los límites de nuestro andar en libertad, en verdad y en amor, en Cristo. Andamos seguros cuando andamos en la Palabra fiel y verdadera de Dios. El estrés, el descontento, la angustia, la falta de perdón, tienen lugar cuando rompemos esos linderos que Dios ha puesto.

Asimismo los padres que aman a sus hijos deben ponerles límites que sus hijos deben obedecer: horarios para llegar a la casa a la noche, control en cuanto a las amistades y lugares que frecuenta, comunicación, confiabilidad. Límites. Seguridad.

Un joven sin límites será inseguro y no podrá conocer la verdadera libertad.

Por lo tanto:
Elige creer que el Señor no te abandonará nunca si crees en El.
Conoce que la Palabra de Dios ha sido probada. Y es absolutamente confiable.
Confía en el cuidado pastoral de Jesús. El te sostendrá y protegerá, además restaurará tu vida.
Cree en el Señor para alcanzar justicia, no la busques tú mismo.
Dedícale conscientemente todos tus planes diariamente al Señor. No presumas que su ayuda llegará si no lo invitas a hacerlo.

El que habita al abrigo del Altísimo, encontrará seguridad en la Roca Eterna, en Cristo. Vivirá en libertad, confiado y respetando los mandamientos de Dios, llevando el yugo de Cristo.

Que Dios te bendiga y mandame algo de vuelta.

Gracias

EB

19/10/09

El modelo de Jesús

El Evangelio de Lucas narra que una noche Jesús estuvo de vigilia, orando la noche entera, y después, llegado el día escogió de entre sus discípulos a doce de ellos a los que llamó apóstoles. (Lucas 6:12-16).

Jesús tuvo muchos seguidores, pero con éstos cultivó una relación más cercana, especial, y sabemos también que de entre los doce tuvo más cercanía aún con Juan, Pedro y Andrés. La Biblia dice que los eligió "para que estuvieran con El, y para enviarlos a predicar," (Marcos 3:14)

Así nos traza Jesús un plan para la predicación del Evangelio, para la extensión del Reino de Dios, para el crecimiento de su Amada Iglesia, para el desarrollo del liderazgo y la consolidación de los frutos (vidas), para que "ninguno se pierda".

Hoy en día las iglesias que aún cuando predican y animan a sus fieles a predicar el Evangelio no tienen ningún plan a corto, mediano y largo plazo, ni ninguna estrategia, no crecen ni consolidan el fruto. Muchos entran quizás por la puerta de adelante, pero así también muchos salen por la puerta trasera de la Iglesia.

Aquellos líderes que se trazan metas y que están empapados de esta Visión que nos dejó Jesucristo son los que van a ir adelante, los que tendrán Iglesias en crecimiento y constante expansión para alcanzar a las naciones.

En Hechos capítulo 2 dice que los primeros cristianos se reunían por las casas. No se nos dice cuàntas personas integraban esos grupos caseros, pero había una comunión hermosa, vivían en constante Avivamiento. Compartían la comida del día, y también compartían el pan y el vino recordando a Jesús, tal como El dijo que se hiciera.

También se reunían "en el templo". Por eso hoy propiciamos, alentamos y llevamos adelante una estrategia que está basada en el modelo de Jesús, células con 12 integrantes lideradas de acuerdo a un plan de consolidación de los nuevos convertidos y afirmación de los frutos. Estas personas a su vez abrazarán la Visión y no quedarán callados.

En cumplimiento de la Gran Comisión (Mateo 28), anunciarán el Reino de Dios, darán a luz nuevos hijos espirituales, no sin llanto, no sin oración, ayuno, vigilia, clamor. Una vez dados a luz tendrán a su vez, ellos, que discipular mientras son discipulados en la célula original.

La multiplicación y el Avivamiento están a las puertas. O mejor dicho, estamos a las puertas de un Gran Avivamiento que se dará en el marco de una gran multiplicación. Dios no nos ha llamado a cositas chicas o pequeñitas. Sin dudas, los comienzos son chicos o pequeños pero luego el crecimiento, el extender las estacas de nuestras tiendas, nos llevará a cosas mayores en Dios y con Dios.

Esta multiplicación permite a los líderes, a los pastores, soñar en grande. Teniendo un Dios Grande, multiplicador, que envió a su Hijo Único, Jesucristo, a morir en la cruz para que nadie se pierda, que todos sean salvos, pensar en chiquito es ser egoísta, volverse religioso, aún disfrazando esto de humildad aparente y quedando en un estado donde no hay compromiso mayor y es más cómodo aún porque habrá que trabajar menos y conformarse con una iglesita que no crece, donde la gente se aburre y no pasa nada.

Pero Gloria a Dios que aquellos que no se quedan quietos y proclaman las buenas noticias, tendrán de qué hablar todos los días. Podrán gozarse viendo crecer a sus hijos espirituales, siendo testigos de las maravillas que hará el Espíritu Santo. A la hora del almuerzo apagarán la tele, plagada de inmundicias y cosas que no edifican, para hablar de los testimonios en las vidas de las personas que son agregadas al Pueblo de Dios.

Para compartir experiencias con Dios. Para orar. Para suspender unos bocados y alabar a Dios. Nadie podrá decir "estoy aburrido". Vida abundante para los que teniendo, no guardan sino que dan y dan y siguen recibiendo.

EB

9/10/09

En un día puede desaparecer el pecado

Jonás 3:1-10

Jonás fue enviado a predicar a Nínive. Lo que el profeta pudo decir caminando por la ciudad, fue: "De aquí a cuarenta días, Nínive será destruída". Posiblemente era lo único que podía decir en el lenguaje o en el idioma de los ninivitas, un mensaje breve y contundente.

Por lo visto los oyentes sabían que provenía de Dios. El Libro de Jonás informa que los hombres creyeron a Dios y proclamaron ayuno, y se vistieron de saco de silicio "desde el mayor hasta el menor de ellos".

La conmoción fue tal que la noticia llegó hasta el rey de Nínive, que se despojó de sus ropas reales, salió de su silla y también se vistió de cilicio, sentándose sobre ceniza. Y mandó que ni los animales coman, todos de ayuno. Y que hombres y animales "clamen a Dios fuertemente, y conviértase cada uno de su mal camino, de la rapiña que hay en sus manos."

Dijo el rey de Nínive: "¿Quién sabe si se volverá y se arrepentirá Dios, y se apartará del ardor de su ira, y no pereceremos?" La Biblia narra que Dios vio que los ninivitas se arrepintieron y por lo tanto El también "se arrepintió" del mal que había dicho que les haría, y no lo hizo, los perdonó.

En Zacarías 3:9, Dios dice "...y quitaré el pecado de la tierra en un día." El profeta Miqueas declara (en 7:19) "El volverá a tener misericordia de nosotros, sepultará nuestras iniquidades, y echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados." En un día de Dios una gran ciudad, entera, se volvió a Dios y fue objeto de la Misericordia de Dios.

En un día, una familia entera puede venir a Dios (Hechos 10:44-48); en un día una nación entera puede volverse a Dios, un país entero, y por qué no, el mundo. Jehová se deleita en Misericordia, encuentra placer, deleite, en ejercer Misericordia.

Al carcelero, después del terremoto que tuvo lugar después de la Alabanza de Pablo y Silas, se le declaró: "Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo tú y tu casa." (Hechos 16:31).

Toda la familia del carcelero llegó a Cristo en un día. (O en una noche, si se quiere).

Frente a este bendito panorama, seguimos predicando, bautizando, siendo testigos del obrar de Dios en los corazones que le dicen que sí. La predicación rinde frutos, las promesas de Dios se cumplen. La Gran Comisión sigue su marcha, Cristo va al frente y pronto vuelve.

EB
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com