28/6/11

Cristianos globos


Esto lo tomé de Pulso Cristiano. Al pie está la firma del autor. Coincido en todo con él, por eso lo publico aquí. Sirva de reflexión y para la edificación.


"En las iglesias muchas veces nos encontramos con cristianos muy particulares. Son los cristianos globos. ¿Por qué? He aquí las características de esta clase de cristianos.

1. Se amoldan a cualquier forma. Los globos son tan flexibles que pueden tomar forma de animalitos, payasos, etc. Así también es el cristiano globo. Lo verás adoptando el molde que le vende el mundo. Él se amoldará a la sensualidad de modas y músicas. No tendrá problema en incorporar el lenguaje de programas televisivos chabacanos. No verá mal que se use el nombre de Dios en vano, que se legalice el matrimonio homosexual o que un cristiano participe en los bailes. Es un cristiano adaptable y maleable.

2. Lo manejan los niños. ¿Quienes puede manejar un globo? Una vez que lo inflas y lo atas lo puedes colocar en la mano de un niño tranquilamente. ¿Por qué? Porque es inofensivo. Así son los cristianos globos. Son tan inofensivos que evitan hablar del pecado, y si tienen que contar su testimonio hablaran siempre de un "Dios que te ama y tiene un maravilloso plan para tu vida" Y nada de culpa, ni infierno, ni arrepentimiento o nueva vida.

3. Cualquier viento lo arrastra. Los vientos arrastran globos y hay creyentes que un día son bíblicos, otro sabatistas, luego son mormones y los encontraras de aquí para allá. Les falta el peso de la verdadera fe.

4. Una espina y se pincha. ¿Quieres un buen estallido? Acerca un puñado de globos a un abrojal. Con una sola espina se termina el globo. La Biblia dice que hay quienes son sembrados entre espinas. Ellos escuchan la palabra pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra y se hace infructuosa.

5. Sin aliento se desinfla. Un globo si está solo se desinfla y un cristiano globo necesita una dosis semanal de aliento. Ellos serán los que siempre necesitan hablar con el pastor, hay que visitarles, escucharles cientos de veces y pues habrá algo que les desanima y les impide ascender.

6. Solo lo ves en las fiestas. Y sí. Creo que esto lo identifica muy bien. Llega el momento en que ya no aparecen a las reuniones, pues las consideran aburridas. Ellos van si hay color, alegría y fiesta. Son cristianos de carnaval, cristianos que solo aparecen en la iglesia para recibir el regalo del día del padre o de la madre, que aprovechan las fiestas para estar presentes. La gran cuestión es que en la fiesta más importante, las Bodas del Cordero, no hay globos.

7. Cuando abre el pico va para cualquier lado. ¿Haz hecho la prueba? Yo hacía carreras con mi hermano, a ver cual globo llegaba más lejos. Es fácil identificar a un cristiano globo, hazle hablar y verás que su conversación va en cualquier dirección. Lo que sucede es que su vida va en cualquier sentido.

8. Lo que tiene adentro está viciado. Si analizas el contenido de un globo te encontrarás que el aire estará sucio. Lleno de anhídrido carbónico. Pues el aire que exhalamos es impuro y el que inhalamos es oxigenado. De la boca y proceder del cristiano globo solo salen cosas contaminadas. Pues no puede dar lo que no tiene. De su corazón salen los malos pensamientos, las malas palabras, malas reacciones y fornicación. La realidad es que no existen globos cristianos y un verdadero cristiano no es globo.

Por eso para no formar parte de este espécimen lee el siguiente curso de globología espiritual. Curso de globología especial: Ro. 12:1-2; 1° Co. 14:20; Ef. 4:14-16; Mt. 13:7, 22; He. 5:11-6:8; He. 10:24-25; Jud. 10-13. Dios te bendiga.

Heber Alfredo Gallitto
B° Hernandarias, Paraná, Entre Ríos

18/6/11

Implorando la guía divina, como David


Salmo 5

Plegaria pidiendo protección


Escucha, oh Jehová, mis palabras;
Considera mi gemir.


Está atento a la voz de mi clamor, Rey mío y Dios mío,
Porque a ti oraré.


Oh Jehová, de mañana oirás mi voz;
De mañana me presentaré delante de ti, y esperaré.


Porque tú no eres un Dios que se complace en la maldad;
El malo no habitará junto a ti.


Los insensatos no estarán delante de tus ojos;
Aborreces a todos los que hacen iniquidad.


Destruirás a los que hablan mentira;
Al hombre sanguinario y engañador abominará Jehová.


Mas yo por la abundancia de tu misericordia entraré en tu casa;
Adoraré hacia tu santo templo en tu temor.


Guíame, Jehová, en tu justicia, a causa de mis enemigos;
Endereza delante de mí tu camino.


Porque en la boca de ellos no hay sinceridad;
Sus entrañas son maldad,
Sepulcro abierto es su garganta,
Con su lengua hablan lisonjas.


Castígalos, oh Dios;
Caigan por sus mismos consejos;
Por la multitud de sus transgresiones échalos fuera,
Porque se rebelaron contra ti.


Pero alégrense todos los que en ti confían;
Den voces de júbilo para siempre, porque tú los defiendes;
En ti se regocijen los que aman tu nombre.


Porque tú, oh Jehová, bendecirás al justo;
Como con un escudo lo rodearás de tu favor

6/6/11

Dos clases de personas totalmente diferentes

El Salmo 1 nos presenta dos clases de personas: aquel varón próspero y fructífero,que no hace alianza con los malos y éstos, como personas que no serán contados entre los justos, y que son comparados a la paja seca que arrastra el viento.

La Palabra de Dios nos dice que el varón que no anda en consejo de malos ni tiene amistad con los burladores, es bienaventurado, feliz, dichoso.

No se trata de alguien que tiene tan sólo una moral alta, o que tiene principios, sino de una persona en la cual su actitud en la vida nace de una profunda comunión con Dios a través de meditar en su Palabra.

En ella se deleita.De día y de noche.Medita en la Ley de Dios de día y también de noche. Qué hermoso es encontrar personas que aman la Palabra de Dios y que como Esdras, no sólo indagan, estudian, escudriñan, sino que preparan su corazón para la Palabra y la ponen por obra, es decir, la aplican en su propias vidas.(Esdras 7.6-10).

David, por la Palabra de Dios se guardó de los caminos de los violentos (Salmo 17.4). Aborreció en su corazón la reunión de los malignos y pudo declarar "con los impíos nunca me senté".(Salmo 26.5).

Estamos en el mundo pero no somos de él. Nos relacionamos con gente que no ama a Dios, con gente que necesita de Cristo, con gente que no sabe nada acerca de la vida eterna y con gente que sabe pero abiertamente rechaza la verdad, rechaza a Jesús.(Romanos 1.21; 1º Juan 4.1-6)

Nos debemos relacionar con ellos como empleados, o empleadores, clientes, vendedores, o como vecinos o aún familiares, o compañeros de estudio. Mas nuestro corazón no hará yugo desigual, no nos uniremos espiritualmente con ellos porque podríamos ser arrastrados al desenfreno o a la incredulidad llegando incluso a abandonar a Cristo.(2º Corintios 6.14).

El profeta Jeremías declaró: "No me senté en compañía de burladores, ni me engreí a causa de tu profecía..." (Jeremías 15.17). Vemos un hombre de Dios, santo, con ministerio, pero que no se le subieron los humos a la cabeza como solemos decir ...y no tenía nada que hacer al lado de los contadores de chistes...

Una oración para levantar cada día: "Guíame por la senda de tus mandamientos, porque en ella tengo mi voluntad." (Salmo 119.35).

No es poca la bendición para el varón o la mujer que teme a Dios, que guarda su Palabra y que la pone por obra. El Salmo 1 compara a esta persona con un árbol plantado junto a las corrientes de las aguas, que da su fruto a su tiempo y que siempre está verde. ¡Qué hermosa comparación!

Por eso Dios mismo le habló a Josué y le dijo: "Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien." (Josué 1.8).

Esa es la prosperidad de Dios, prosperidad que abarca todo el ser y todas las cosas. Dios es tierno, amoroso, cuidadoso de los detalles y de verdad nos quiere prosperar.

Hay personas que desean ser bendecidos por Dios, prosperar, pero no están dispuestos a dejar las cosas de este mundo, quieren seguir aferrados a sus tradiciones, a "sus" cosas, cumpliendo con alguna formalidad religiosa que no alcanza para cambiar el corazón, pero lamentablemente están equivocados.

Después se enojan con Dios si no tienen lo que piden, pero la Palabra dice que no recibís lo que pedís porque pedís mal, para tu propio deleite, en cambio el que está identificado con la visión de Dios, pide y no terminó de pedir que ya lo tiene. ¡Tienes que pedir entendiendo el Reino de Dios!(Santiago 4.2-4).

"Bienaventurados los perfectos de camino, los que andan en la ley de Jehová. Bienaventurados los que guardan sus testimonios y con todo el corazón le buscan." (Salmo 119.1)
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com