Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2011

El tiempo es corto

Imagen
El tiempo es corto... "los días son malos", las características de los hombres perversos de esta generación, descriptas en Romanos capítulo 1 están a la vista de todos.

El apóstol Pablo escribiendo a Timoteo, en la segunda carta, en el capítulo 3 también da algunas cualidades de estas personas que niegan a Cristo, los impíos.

Como en los días de Noé, viviendo un estilo de vida totalmente alejado de Dios, sin virtud alguna para destacar, pero con una lista larga de vicios que no sólo los practican sino que hay quienes se alegran en comentarlos y difundirlos, mientras que por otro lado, nosotros como hijos de Dios, ni siquiera los podemos comentar porque no edifican, "casándose y dándose en casamiento", pero en aquella oportunidad no entendieron hasta que llegó el diluvio y se los llevó a todos.

Embriagándose, de farra, de fiesta en fiesta, "todo está bien" dicen en el saludo pero por dentro las entrañas se les retuercen de dolor por el pecado, no para arre…

La Navidad, ¿debemos festejarla?

Imagen
Ante tantas conjeturas, comentarios, posiciones respecto a la Navidad y sus simbolismos, vale la pena leer esta reflexión de Dante Gebel:
Mi hermano mayor (Sergio) escribió esta genialidad, que se la quiero dedicar a los que andan rasgándose las vestiduras por el arbolito de Navidad (porque siempre abundan los que en vez de predicar se dedican a buscar "arbolitos" en los demás):

"El arbolito de Navidad, algunos lo mal interpretan y dicen que es una idolatría, y se basan en que el pueblo de Israel pecó debajo de todo "arbol frondoso", esto es forzar las Escrituras.
Me parece que no es un argumento válido, el arbol de navidad aparece como un símbolo que Lutero tomó, un día de invierno, donde en medio de la nieve se erguía un pino verde, sacó uno pequeño y lo llevó a su casa, allí lo adornó con papeles brillantes y luces de colores, y les explicó a sus hijos que así como el pino sobrevivía en un clima hostil y se mantenía totalmente verde, así Jesús cuando vino a e…