Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2009

El llamado de Dios contiene propósitos eternos

Hoy me gustó reflexionar sobre el llamado de Dios a varios de sus siervos que nos anteceden en la Patria Eterna. Entre ellos me detuve en la vida de Abraham; cuando la Biblia da cuenta que Dios "había dicho"; es decir, que Dios ya le había hablado y lo había llamado. Este llamado incluía:

1) Salir de su tierra, es decir de su patria, dejar su residencia, abandonar su lugar, el lugar de sus ancestros, sus raíces, su origen.
2) Salir de su parentela, dejar sus parientes, su papá, mamá, para aplicarlo a nosotros podríamos decir: "cortar el cordón umbilical, dejar la teta", el tenía que salir de su tribu, de su familia.
3) Salir "de la casa de tu padre", donde tenía una herencia, donde estaba protegido, seguro, donde seguramente iba a continuar la tradición familiar, el oficio de su padre, el nombre y el prontuario de su padre.

Todo esto se encuentra en el libro de Génesis, capítulo 12, versículos 1 al 3.

El llamado incluía una GRAN BENDICION: Si Abraham obedecía,…

El orden de Dios para la familia

1- Dios creó al hombre (varón y hembra) a su propia imagen (Gn. 1:26-28). Dios creó al ser humano hombre y mujer, no a un individuo solitario, sino a dos personas. Dios es Padre, Hijo y Espíritu Santo y nos creó espíritu, mente y cuerpo.

2- La identidad familiar está en Dios (Ef. 3:14-15). El nombre de la "familia" pertenece a Dios y El lo extiende al hombre y a la mujer.

3- Jesús y el Padre son un modelo de la relación para el matrimonio. (1a. Cor. 11:3). Cuando la Biblia muestra cómo se relacionan Jesús y el Padre, revela el tipo de vínculo que debe existir entre esposo y esposa. El esposo sujeto a Cristo y la esposa sujeta al esposo.

4- Cristo y la Iglesia como modelo de las relaciones entre el esposo y la esposa (Ef. 5:22-33). El esposo divino sirve de modelo al marido, la Iglesia sirve de modelo a la mujer. Los esposos, tanto el hombre como la mujer, tenemos un modelo muy elevado al que debemos aspirar y al que podemos llegar por la gracia de Dios en Cristo.

5- Las actitude…

APRENDA A DECIRLES “¡NO!” A SUS HIJOS

Imagen
El siguiente artículo me lo mandó el Pastor y amigo Juan Carlos Rebrej. Hoy lo compartimos acá porque es un muy buen aporte para clarificar a algunos padres y también a los hijos, el tema de los límites.



Después de una generación que les permitía todo a los hijos, ahora los especialistas dicen que saber educar es saber poner límites.
Usted, que es padre o madre, sabe qué difícil es educar a los hijos. Para los padres de hoy, nacidos o educados en los años ‘60 ó ‘70, disciplinar a los niños es más complicado de lo que se imagina. Dar un chirlo o imponer un castigo al hijo, ¡ni pensarlo!; esa generación de padres creció oyendo que nada es más saludable que dejar que los hijos manejen sus propias emociones, límites y potencialidades, porque así se formarán adultos creativos, curiosos y críticos, con mayor habilidad para tomar las decisiones de la vida. ¿Y ahora? ¿Qué hacemos con los adolescentes y jóvenes criados en este concepto, que están sin rumbo, sin encontrarle el sentido a la vida…

A libertad fuimos llamados

Jesús declaró que vino a publicar libertad a los cautivos y a poner en libertad a los oprimidos (Isaías 42.7). De ser esclavos (del pecado) pasamos a ser hijos y por lo tanto herederos de Dios por medio de Cristo.

No hemos recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que hemos recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre! (Romanos 8.15).

"El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios." (Romanos 8.16). Se trata de una convicción, de una seguridad, de fe, confianza, es un testimonio que viene del Espíritu Santo.

Esta libertad que Dios nos ha regalado le costó a él la vida de su único hijo: Jesucristo. No debe ser usada para dar rienda suelta a los deseos carnales.
La libertad cristiana, no consiste en eliminar toda baarrera o límite moral, sino que es la libertad de servirse unos a otros en amor.

Como libres debemos vivir pues eso es lo que somos: LIBRES en Cristo, no usando esta libertad como pretext…

El ciego Bartimeo recibe la vista

Basado en el evangelio de Marcos capítulo 10, versículos 46 al 52:

Era hijo de Timeo, un ciego conocido por todos en Jericó y sus alrededores. Vivía junto al camino, mendigando, dependiendo de lo que le daban los demás, porque por su condición él no podía contarse entre la población laboral, sino más bien entre los NBI. No tenía empleo, ni tarjeta social, ni servicios de salud. Su condición era de lo más miserable: ciego y mendigo, y ésa era su actividad más conocida (o la única): mendigar.

Un día Bartimeo se levanta al clarear la mañana y siente que su vida de repente puede cambiar. Ha escuchado algunas voces junto al camino que hablan de leprosos sanados, de mudos que hablan, de muertos resucitados, ha escuchado rumores acerca de un tal Jesús nazareno y se pregunta qué pasaría si al Maestro se le ocurriera transitar por allí.

Bartimeo se imagina a Jesús, y que quizás -con un poco de suerte- él pueda sanarlo en medio de la multitud.

Bartimeo estaba sentado junto al camino, como todos los…