27/9/09

Los negocios del Reino de Dios pertenecen al Padre

Lucas 2: 44-52

“¿Por qué me buscabais? ¿No sabías que en los negocios de mi Padre me es necesario estar?”

¿Estás buscando al Señor, estás buscando su Presencia?
¿Cuál es tu motivación al buscar al Señor?
¿Por qué estás buscando a Jesús?
¿Buscas a Dios para que te bendiga?
¿Lo buscas por los panes y los peces?
¿Buscas a Dios por obligación?
¿Buscas realmente a Dios cada día para adorarle y rendirte totalmente a El?
¿Estás buscando primero a Dios, dejando otros intereses de lado?


La respuesta de Jesús a sus padres indica que éste sabía, que tenía conciencia de su relación con el Padre.


Tiempo más tarde diría “yo y el Padre uno somos.” (Jn. 10: 30).


Aunque lo dicho por su madre es reflejo de un corazón afligido por no encontrar a su hijo, tomando esto que pasó como una acción en contra de sus padres, la respuesta de Jesús está en la misma línea de la respuesta que años más tarde daría cuando le dijeron tu madre y tus hermanos te están buscando e incluso un evangelista da a entender que su familia pensaba que Jesús estaba loco. Jesús dijo: mi madre y mis hermanos son los que hacen la voluntad de Dios. (Mateo 12:46-50).

Jesús puso su llamado por encima de las relaciones familiares y extendió el círculo familiar más allá de sus relaciones de parentesco terrenal.

Debemos tener un orden de Dios en las prioridades; primero Dios, segundo la familia, luego la Iglesia.

Si tu relación con Dios está bien, la familia estará bien y todos serán de bendición en la Iglesia. Pero Jesús dijo que el que ama a padre o madre, esposa o esposo, hermano o hermana más que a él, no es digno del Reino de Dios, por eso, que nunca las relaciones de parentesco te priven de la comunión con Dios, que nunca las fiestas familiares te priven de la comunión con tus hermanos, y sobre todo, que tu amor sea en primer lugar para Dios y todo lo demás vendrá como añadidura.


Los negocios, los intereses, los asuntos del Reino de Dios, ¿de quién son?, ¿a quién le pertenecen?; ¿quién es el Dueño?

Los negocios son del Padre.

La Iglesia es de Dios. La Iglesia le pertenece a Cristo, él pagó por ella con su sangre derramada en la cruz. La Iglesia no es de los pastores ni de los líderes, la Iglesia es de Cristo. La Iglesia es del buen Pastor que ha dado su vida por las ovejas.

Por eso cuando estés en una posición de liderazgo recuerda siempre que Dios te puso ahí para que te desarrolles de acuerdo a sus propòsitos para tu vida, que Dios te ha encargado alguno de sus asuntos y tendrás que dar cuenta de lo que haces.

Los negocios son del Padre. Y por supuesto que nos conviene estar en este tipo de negocios que atesoran para la Eternidad.

La obra de cada uno será puesta a prueba, lo que edifiquemos será puesto a prueba, la madera, la paja, la hojarasca será consumida por el fuego y aún el oro debe ser probado por el fuego, y debemos edificar con lo mejor, con aquello que ha sido probado para ser aprobado.

Dios permite las pruebas y las dificultades, no hay unción sin cruz dijimos días atrás. Debo morir a mí mismo cada día para que Cristo viva y se manifieste en mi vida.

Cuando comiences a desarrollar alguna responsabilidad que se te ha confiado: visitar una persona, compartir una palabra, ministrar alguna parte del culto, discipular a alguien, liderar un grupo casero o célula, recuerda que ninguna de estas cosas te pertenece.

Se te ha confiado algo que pertenece al Padre. Tendrás que rendir cuenta.

¿Has sido honrado con un ministerio que Dios te dio? Honra el ministerio que se te dio. Sé fiel en lo que se te ha puesto hasta que Dios te levante más arriba o te coloque en un lugar de mayor responsabilidad.

Si la célula, la célula no es tuya, si la ministración de la adoración, no es tuya, si la ministración de la Palabra, no es tuya, es del Padre.

Jesús no se rebeló a la autoridad de sus padres terrenales, El ¡estuvo 30 años bajo la autoridad paterna! Porque estaba en los negocios de su Padre.

Porque no vino a hacer lo que se le daba la gana sino la voluntad del Padre.

Tienes la única oportunidad de hacer las cosas como se te indican y no como te parece y siempre debes consultar antes de hacer, preguntar, comunicarte, buscar consejo y todo irá bien.

La Iglesia ha entrado en una etapa de crecimiento y por eso debemos hacer todo con decencia, en respeto, en honra y en orden.

Los negocios, ¿de quién son?

Los intereses, los asuntos, los negocios del Reino de Dios, son del Padre.

EB

22/9/09

Una iglesia de ojos abiertos es una iglesia imparable

La frase del título pertenece al Pastor Juan José Churruarìn

Viene un resurgimiento neotestamentario de los ministerios "apóstoles" y "profetas". La Iglesia tendrá sus ojos espirituales abiertos a través de estos ministerios que son canales de revelación.

Necesitamos orar para que a nivel ministerial y a todo nivel en la Iglesia el Espíritu Santo levante estos ministerios, así podremos ver los recursos de Dios.

En una ocasión el profeta Eliseo pudo ver el ejército de Dios a su alrededor pero su criado tuvo temor porque no veía este gran ejército, por lo cual el profeta oró a Dios para que le sean abiertos los ojos espirituales, y fue cuando Giezi pudo ver, (2a Reyes 6:17).

El apóstol Pablo oraba para que a los cristianos de Efeso les fueran abiertos los ojos espirituales (Efesios 1: 16-20). Giezi pudo ver los ángeles de Dios. Podremos ver estos recursos de Dios disponibles para nosotros su Iglesia.

Si en este tiempo te has sentido con temor, viendo solamente dificultades, encontrándote limitado, escaso, viendo tus fuerzas debilitarse, puede ser porque el enemigo (Satanás) ha estado intimidándote.

Quiero decirte que ha sido sólo eso: "intimidación". Meter miedo, amenazas, pintar un cuadro negro cuando no es así la realidad de Dios para tu vida.

Una mujer que tenía visiones celestiales, su nombre era Ana, ocurrió en la década del 70. Ella debía avanzar por un camino pero delante se levantó un gigantesco muro cuyas paredes aparentemente tan sólidas, llegaban hasta el cielo y no se podía ver su final a la izquierda y la derecha.

Ella clamaba a Dios porque el muro parecía indestructible, era un muro levantado por Satanás, y pensaba que no podría pasarlo. Así que una voz le dijo: "Salta el muro". Ella obedeció y lo atravesó, porque ¡el muro era de papel!

Satanás tiene una herramienta, un arma que es intimidarte, infundirte miedo, amenazándote hasta paralizarte. "Pero si te paras y lo enfrentas, se te cae el enemigo como un helado al rayo del sol."

"El diablo utiliza la realidad muy dura de la sociedad para intimidarnos (quiere atemorizarnos)". Como cuando Goliat intimidaba a los ejércitos de Israel, éstos estaban paralizados por el miedo, un ejército con grandes posibilidades paralizado. "En 40 días se puede establecer en la mente de la persona un argumento, es el tiempo que una persona necesita para gobernar a otro."

Goliat paralizó a Israel durante 40 días, pero llega David que no estaba bajo ese espíritu de temor, así que fue corriendo y tomó algunas piedras escogidas, puso una en su honda y mientras la revoleaba, yo me lo imagino gritando un sapucai bien a lo correntino corriendo en dirección al gigante para tenerlo a tiro y decirle las verdades que le dijo antes de clavarle una piedra en su frente y voltearlo.

Sabemos que luego, rápidamente tomó la espada del gigante y le cortó la cabeza, así que los filisteos huyeron desbandados y el ejército de Israel se liberó del espíritu de intimidación y aquel día tuvieron una GRAN VICTORIA.

No importa el gigante que esté parado delante tuyo hoy. El debe caerse, cuando caiga, habrá victoria porque se quebrará el espíritu de intimidación.

Satanás es un gran artista para pintar muros donde no hay, para ficcionar cosas inexistentes, no aceptes intimidación alguna de este mentiroso padre de mentira, ladrón y homicida.

Fue vencido en la cruz por Jesucristo. La victoria es tuya, en el nombre de Jesús!

(Palabra basada en la ministrada por el Pr. J.J. Churruarín, en la 34 Conferencia de Pastores y Obreros de Congregación Cristiana celebrada en Goya, Corrientes del 11 al 13 de setiembre de 2009. Las frases encomilladas son textuales del Pastor JJCh).

EB

6/9/09

Las diez vírgenes


Esta palabra está basada en el Evangelio de Mateo 25:1-13 y en 1a Tesalonicenses 5:1-11.

Una hermosa y dramática historia sacada de la costumbre de los judíos en las solemnidades matrimoniales. Según ésta, el novio, acompañado de sus amigos se dirigía de noche a la casa de la novia para tomarla durante la celebración de ciertas ceremonias religiosas, luego los dos se iban con los acompañantes a la casa del novio para seguir celebrando solemnemente y tener el banquete o fiesta de bodas. Parece que acá se trata de la segunda parte de la fiesta.

El esposo es Jesucristo, su esposa es la Iglesia, y de las 10 vírgenes, cada una con sus lámparas, tenemos 5 prudentes, previsoras, sensatas, tenían lámparas con aceite y vasijas con aceite de reserva. Luego 5 vírgenes insensatas, descuidadas, estúpidas, tenían sus lámparas con aceite y nada más.

El esposo, Jesucristo "se tarda"; existe una aparente demora en el regreso de Cristo, pero el apóstol Pedro en su segunda carta, (3:3), nos dice: "En primer lugar, tomen en cuenta que, en los últimos días, vendrán algunos que sólo pensarán en sus malos deseos. Se burlarán de ustedes y les preguntarán: "¿Qué pasó con la promesa de que Jesucristo regresaría? Ya murieron nuestros padres; ¡y todo sigue igual que cuando fue creado!"

Son ignorantes, necios, burladores (irán de mal en peor) tienen el entendimiento entenebrecido.

"No saben que para el Señor un día es como mil años y mil años son como un día. No es que Dios sea lento, como algunos piensan. "Lo que pasa es que Dios tiene paciencia con ustedes, porque El no quiere que nadie muera, sino que todos vuelvan a obedecerle." (2a Pedro 3:8-9).

La lámpara encendida es tu vida dando luz, danto testimonio de un Cristo vivo y que vive en ti.

El aceite es el Espíritu Santo, que Dios da a los que le obedecen.

Aquí en la parábola el esposo tarda en llegar entonces todas las vírgenes tanto las prudentes como las otras, dice la Palabra que comenzaron a cabecear y a dormirse. Me recuerda cuando Jesús necesitaba que sus discípulos oren, El estaba próximo a ser sacrificado y necesitaba que velen y oren, pero nuestros amigos se durmieron y el Señor tuvo que reprenderlos.

Mientras dormían, quizás no era un sueño muy profundo, mientras cabeceaban, yo creo que las lámparas eran sostenidas en sus manos por estas muchachcas, de modo que si podían hacerlo no estaban tan dormidas, pero en eso estaban, se estaban durmiento y había 5 lámparas cuyo aceite se estaba acabando, cuya llama se iba extinguiendo poco a poco mientras avanzaba la noche... No atesoraron para sí buen fundamento para el futuro. Vivían el presente (1a Timoteo 6:19).
Otras 5 lámparas se mantenían bien encendidas ¿porque estaban llenas del Espíritu Santo!

A la medianoche se oyó un clamor, un grito para despertar a todos: "¡Aquí viene el esposo, salgan a recibirlo!"

Así que las vírgenes arreglaron sus lámparas, las adornaron, las pusieron en orden, las hermosearon (kosmeo). Habrá un Avivamiento antes de la segunda venida de Cristo, lo deseamos, lo necesitamos, lo buscamos y no vendrá sin antes desatar una ola de arrepentimiento. Cristo no vendrá por una novia (que es su Iglesia) maltrecha, mal preparada, greñosa, despeinada, sucia, no. El purificará su Iglesia por la que se entregó en amor, por una novia sin mancha ni arruga ni cosa semejante.

Las 5 insensatas pidieron aceite a las otras vírgenes pues sus lámparas se estaban apagando por la falta de combustible. Pero éstas no pudieron darle, les aconsejaron ir a comprar "a los que venden". Nadie puede darte la gracia de Cristo, o el Espíritu Santo, o darte la Presencia de Dios, nadie que no sea el mismo Espíritu Santo. No podés vivir chupando de la vida espiritual de otra persona, como un cristiano parásito fagocitador.

El aceite es bien personal, con alcance a todo tu medio ambiente. Lo que haces en privado (buscar a Dios) afectará todo tu ser y afectará a tu desendencia después de ti. El aceite se recibe solamente en comunión con el dador del Espíritu Santo.

Se cerró la puerta. También se había cerrado la puerta del Arca y los burladores quedaron afuera a merced de las aguas, y murieron; ninguno pudo entrar al Arca, pero ellos habían rechazado el mensaje y el testimonio, la predicación de Noé, por años y años de joda, de baile, de pachanga, de comilonas, de fiestas paganas, de vivir sólo buscando el placer, AHORA ERA DEMASIADO TARDE...

Se cerró la puerta.

Entraron con el esposo, sólo los que estaban preparados para la fiesta de bodas.


Entonces Jesús nos dice: Estén velando porque no saben ustedes ni el día ni la hora, ni el mes, ni el año en que Cristo ha de regresar.

Hoy, la Iglesia tiene entre sus miembros estos dos grupos de gente. Los insensatos, necios, que no se preparan para ir al encuentro de Dios, no lo buscan, pero en apariencia tienen una vida piadosa. Son descuidados, no tienen dentro el manantial, llevan en la mano, en el exterior, una aparente profesión de fe, pero no llevan en el corazón al Espíritu Santo, que es quien unge y consagra una vida, cuyo poder es necesario para resistir los embates de la tentación y del pecado.

Después tenemos el otro grupo de cristianos cuya vasija (el corazón) está llena del aceite del Espíritu Santo, consagrados integramente a Dios. La Palabra de Dios nos dice: "Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón, porque de él mana la vida." (Proverbios 4:23)

Qué dramático y trágico momento cuando el esposo les dice que no las conoce. Quedan afuera de la fiesta. (Mateo 7:21-23): Señor en tu nombre hicimos esto y lo otro..."No los conozco, apártense de mí, hacedores de maldad".

Una cosa lleva a la otra. Si mantenemos la comunión con el dador del aceite, cuando El venga a buscar su Iglesia iremos con El, entraremos a la fiesta de bodas y no nos perderemos la fiesta por nada.

EB
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com