10/11/15

Semana de concreciones

Este domingo hemos declarado a esta semana como semana de concreciones. La Palabra de Dios declara en Proverbios 18.21: "Muerte y vida están en poder de la lengua, y los que la aman comerán su fruto."

Le hemos hablado a cada día de la semana para que dé fruto para la Gloria de Dios, usando el poder de nuestra lengua para declarar vida sobre la muerte, productividad sobre la improductividad, gozo en lugar del espíritu angustiado.

En Ezequiel 37 declaramos: "Entonces el Señor me dijo: «Habla en mi nombre a estos huesos. Diles: “Huesos secos, escuchen este mensaje del Señor.  El Señor les dice: Voy a hacer entrar en ustedes aliento de vida, para que revivan.  Les pondré tendones, los rellenaré de carne, los cubriré de piel y les daré aliento de vida para que revivan. Entonces reconocerán ustedes que yo soy el Señor.”»  Yo les hablé como él me lo había ordenado. Y mientras les hablaba, oí un ruido: era un terremoto, y los huesos comenzaron a juntarse unos con otros.  Y vi que sobre ellos aparecían tendones y carne, y que se cubrían de piel. Pero no tenían aliento de vida."

De la misma forma que el profeta, le hablamos a los huesos secos para que vivan, a los que se fueron para que regresen a Cristo, a los enfermos para que sean sanos, a los ciegos que vean, el cáncer que sea secado y fluya vida en su lugar. Creemos en el poder sobrenatural de Dios!

Creemos que hemos sido ungidos para sanar y liberar en el Nombre de Jesús y ya hemos comenzado a ver cada día de esta semana la respuesta divina a la declaración de fe.

Una muy buena ilustración cómo podría haber sido la experiencia de Ezequiel

Cree en este día. Solamente cree, deja la duda, echa fuera el temor, abraza las promesas de Cristo, Dios es Fiel, decláralas, óralas, camina por ellas en fe.

Lo que Dios ha dicho, El lo hará. Su palabra no tiene fecha de vencimiento. A Dios sea toda la Gloria y la Honra, hoy y siempre y por siempre, Amén.

5/11/15

Promesas y también proverbio


La exposición de tus palabras alumbra; hace entender a los simples”.
Salmos 119.130


Muchos creyentes utilizan la Palabra de Dios nada más que para buscar fortaleza, aliento, esperanza y consuelo. Es decir, una promesa del Señor para sus vidas.

Pero muy pocos creyentes utilizan la Palabra de Dios para buscar sabiduría y dirección para sus vidas, es decir, un proverbio que los instruya y direccione.

Fijate qué tienen subrayado en su Biblia, ¿promesas o proverbios?, ¿palabras de aliento o principios de sabiduría? Esto no miente.

Conforme lo que tenga subrayado en las Escrituras, será a lo que verdaderamente le prestarán atención, y se desarrollarán en consecuencia.

La clave radica en no optar por una cosa o la otra sino en tomar la Palabra de Dios en forma completa, para ser bendecidos de la misma forma.

A la hora de testificar también hacelo de forma completa, no solo dando una palabra de aliento, sino también un principio de sabiduría, ya que esto es lo que muchos necesitan.

Este es tiempo de que utilicemos toda la Palabra de Dios, incluso aquella que nos confronta y nos insta a cambiar.

Aunque seas simple recibirás entendimiento de parte del Señor a través de su Palabra y te dará la sabiduría y la inteligencia para conducirte en la vida.

Que en este tiempo, como Pueblo de Dios, no solo tengamos un 10 en promesas, sino también un 10 en sabiduría, para ser bendecidos de forma completa.

  • Dios es tu proveedor y también te enseña a administrar.
  • Dios te da trabajo y también te enseña a progresar en él.
  • Dios sana tu vida y también te enseña a cuidar tu salud.
  • Dios te da una familia y también te enseña a llevarla adelante.
No te olvides de alumbrar tu camino con la Palabra de Dios, tanto en la oscuridad de las pruebas como en las decisiones que tenés que tomar en la vida.

Yo bendigo tu vida para que la Palabra de Dios pueda fortalecerte y guiarte, y además te ayude a fortalecer y guiar a los que te rodean.


© 2015 – Todos los Derechos Reservados –
Agradecemos que compartas este mensaje entre tus conocidos por correo electrónico y redes sociales, y conserves la integridad del texto, y mencionando su fuente y autoría.  Principios para el éxito Pastor Daniel González
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com