8/12/12

El Pastor Kucharenko denuncia males a corregir en la Iglesia


Esta información ha sido tomada de "Pulso Cristiano". El Pastor Kucharenko se refiere a la situación en la Unión de las Asambleas de Dios (UAD), pero es nuestro humilde parecer que su diagnóstico y seria denuncia bien se puede aplicar a la Iglesia de Cristo en general.


Pastor Kucharenko
Un pastor denuncia que “los pastores se adueñan de las ovejas”
El pastor Carlos Kucharenko denunció que “los pastores se adueñan de las ovejas maltratándolas” y que en las congregaciones “hay mucho maltrato, muchas exigencias, muchas ideas de que debe estar bajo la autoridad. Yo en la iglesia predico santidad en libertad, soy un hombre verdaderamente libre. No me atan las costumbres”. Kucharenko, nacido en Córdoba pero pastor de una iglesia de su denominación en Paraná, la capital de Entre Ríos, trazó un cuadro de las iglesias evangélicas argentinas ante centenares de colegas en la convención de la Unión de las Asambleas de Dios (UAD) realizada en la ciudad cordobesa de La Falda, del 8 al 11 de octubre. “La iglesia local es más importante que toda esta organización que tenemos”, dijo, en alusión a la UAD. Kucharenko explicó: “Las ovejas no son nuestras para que nosotros las maltratemos si se portan mal, las echemos, las disciplinemos. ¡Oiga! yo tengo una idea de disciplina muy distinta que algunos”. Al respecto señaló: “Cuando alguien peca no me arruina la iglesia, se arruina él. Entonces no me preocupa la disciplina porque cuando me falta paz esa es la peor disciplina que me puede pasar a mí. (…) Cuando un creyente tiene actitudes no correctas tenemos muchísima paciencia porque es un bien que pertenece a Dios y no nos pertenece a nosotros”. 

“Pastorear no es decir ‘Dios me dijo’”
“Pastorear es llevar la oveja a comer (…) No es ponerle el fardo en la boca y decirle esto es lo que Dios me dijo, esto es lo que tienes que comer, eso es antibíblico. (…) La idea de la iglesia pastoreando no es la que tenemos hoy. Pastorear es llevar a la oveja a comer, infundir ánimo, confianza, decisión, para que la oveja coma por sí mismo. Usted tiene que despertar el hambre en la oveja para que ella coma”, afirmó Kucharenko. “Debemos prestar atención al pastor cómo a su denominación”. Al citar a la “iglesia celular”, lamentó los “sistemas que han sacado los niños como educación. La Unión de las Asambleas de Dios ha sido fuerte porque ha tenido la escuela bíblica como principio, el niño, y muchas de las iglesias nuestras no tienen actividades con niños o porque los desplazó la célula, o lo desplazó el sistema, o algo los desplazó. Mientras que el Gobierno está preocupado por los niños, las iglesias hacemos templos para gente grande, porque la gente grande es redituable, los niños no son redituables, llevan gasto. Torea las ovejas, porque las ovejas están enfermas, están cuidadas de una manera extraña. Estos tiempos vertiginosos, de tantos mensajes que recibe la oveja, el apóstol, el profeta, el profeta de oficio, el profeta del Nuevo Testamento y la oveja está así (preguntándose) cuál es la verdad”. Al referirse al crecimiento de las iglesias evangélicas en la Argentina, Kucharenko descartó que los evangélicos lleguen al 10 por ciento de la población, según informan estadísticas seculares. “No tenemos estadísticas evangélicas correctas”, reconoció.

Los pastores “estamos perdiendo la visión”
“Los pastores que brillan demasiado suelen brillar poco con Dios, y si yo pregunto cuántos de los pastores de las grandes iglesias están aquí, no los veo, ni los vi ni los saludé porque no estaban”, aseveró Kucharenko al referirse a las “mega iglesias”, en una de las pocas oportunidades en que su filoso discurso despertó aplausos. “Vemos mucho entusiasmo en tener iglesias mega”, dijo, aunque advirtió que es imposible conocer tantos fieles por nombre y apellido. “Y si no lo sabe (el nombre) no lo apacienta y si el único interés que tiene es reunir gente para tener dinero y para que la iglesia maneje fortunas estamos perdiendo la visión de la Unión de las Asambleas de Dios porque la Unión fue (llamada a) llenar Argentina de iglesias y cuando una iglesia en mis tiempos tenía 100 miembros levantaba un anexo; hoy hay una iglesia de 5.000, 10.000 y tiene abarrotados (miembros) bajo la autoridad todos los que podrían ser pastores de muchísimas iglesias”.

“¿Usted sabe lo que es ganar un alma hoy?”
Kucharenko concluyó así: “¿Por qué no reparten una iglesias de diez mil en 20 iglesias de 500 y van a tener 20 pastores más, no bajo el dominio de un pastor? Hoy parece que los números impresionan. Y me molesta. Me molesta que los números se utilicen como chapa y en esta misma conferencia hemos escuchado a gente que tenía gente que le sobraba y que creía hasta una vez, no recuerdo cuándo, (en que) apareció un buen predicador que decía ‘quien tiene 100 le vamos a dar 100 para el año que viene; quién tiene mil le vamos a dar dos mil para el año que viene’. ¿Usted sabe lo que es ganar un alma hoy? No me diga que es fácil. ¿Quién puede venir a prometerme que si tengo 500 voy a tener 500 el año que viene? Acá gritamos y decimos ‘gloria, sí Señor, lo tomo’. ¿Usted sabe el trabajo que hay detrás de eso? ¿Usted sabe las lágrimas que hay detrás de eso? Y pregúntese para qué las quiere. Yo a esta altura no estoy buscando trabajo, ya sé lo que hacer”.
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com