29/6/08

Restauración para el Avivamiento

(Prédica compartida en el culto del día de la fecha)
En Hechos 3:19-21 Pedro hace un llamado a retornar a Dios para ser limpios de todo pecado, lo cual venía a preparar el camino para un Avivamiento como resultado del accionar del Espíritu Santo en medio del pueblo de Dios. El Avivamiento del Espíritu Santo obra también como preparatorio del regreso de Cristo.
Estamos “en los postreros (últimos) días” en donde la Gloria de Dios será mayor en su Iglesia tal como lo profetiza Hageo (Hageo 2:9), mayor que la ya experimentada en la historia hasta nuestros días. Dios quiere restaurar su Iglesia a la majestad y gloria que preparó para ella. Para que esto ocurra, primero tiene lugar la “remoción de las cosas movibles” para que permanezcan las inconmovibles (Hebreos 12:27-28).
En la Biblia restauración significa más que volver algo a su estado original, se trata de una mejora, un crecimiento de manera tal que su condición final supera ampliamente a su condición original tal como ocurrió con el patriarca Job. (Job 42:10-12). Dios multiplica cuando restaura. Por eso en estos últimos tiempos Dios quiere restaurar su Iglesia y devolverle la gloria que alcanzó en el Nuevo Testamento, más aún, quiere hacerla más poderosa, majestuosa y gloriosa que nada de lo que el mundo haya visto jamás.
Dios ha prometido remover toda obra humana levantada con la energía y la sabiduría de la carne. Esta gran remoción profetizada en Hebreos ha comenzado y continúa en la Iglesia de nuestros días. Dice en Hebreos 12:26-27: “La voz del cual conmovió entonces la tierra pero ahora ha prometido, diciendo: Aún una vez, y conmoveré no solamente la tierra, sino también el cielo. Y esta frase: Aún una vez, indica la remoción de las cosas movibles, como cosas hechas, para que queden las inconmovibles.” Solamente quedará en pie lo levantado gracias a la sabiduría y el poder eterno de Dios. Hoy el Espíritu Santo quiere remover, sacar, quitar todo lo carnal, todo lo humano, lo que no agrada a Dios, de su Iglesia. En su lugar El pondrá más de su Presencia, más de su Espíritu, más de su unción, de su poder y por supuesto, de su Amor.
(Cualquier interesado en toda la prédica escríbanos un correo y se lo enviamos de inmediato sin cargo. Son dos hojas A-4 en Word).
.

No hay comentarios:

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com