8/11/09

Donde hay amor no hay miedo

El perfecto amor echa fuera el temor

Hermosa carta, amorosa e inspirada por el Espíritu Santo, la del apóstol Juan, la primera, en el capítulo 4.

Especialmente en el versículo 18 la palabra temor viene del vocablo phobos, que en el griego clásico significaba temor, miedo, terror y estaba refirièndose a la huida.

En el Nuevo Testamento a ese significado se agrega el de temor de reverencia hacia Dios. La palabra castellana fobia, es una traducción literal de la palabra griega.

Las sectas, los grupos heréticos basan su control sobre las personas sobre el miedo. Miedo al castigo, miedo a muchas cosas más. Es que donde no hay amor por más luces y brujerías y ruido que exista, no desaparece el temor, no se van los miedos, al contrario, aumentan. Las personas caen bajo el "ministerio" de estos falsos profetas y van de mal en peor.

Y justamente esta carta de Juan advierte, al inicio del capítulo 4 acerca de los falsos profetas que por cierto abundan cada vez más y es una de las señales del fin. Jesucristo nos lo dijo.

No son de nosotros, pero podríamos decir parafraseando a Pablo, están entre nosotros. Cuidado. Donde hay control y manupulación de las personas no están el Espíritu de Dios.

Donde hay amor podemos encontrarnos en libertad respeto, compañerismo. Volver con gozo a las casas y estar equipados en fe y victoria para vencer al mundo.

EB

No hay comentarios:

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com