8/5/09

Más imágenes del octavo aniversario

En la Iglesia oramos por las necesidades de las personas. Los enfermos se sanan y los que estaban tristes vuelven a sus casas contentos. La Presencia del Espíritu Santo desciende donde hay un pueblo que ora, donde hay hambre de Dios.






Dios es bueno y para siempre es su Misericordia. En el mundo hay crisis y gran necesidad por la avaricia y gula de los que más tienen. Pero entre los hijos de Dios no habrá necesidad porque Jehová-Jireh es nuestra provisión.








En nuestros cultos alabamos a Dios con canciones pero sobre todas las cosas, hemos entregado nuestras vidas a Jesucristo y ahora El es el Señor y Rey sobre cada uno de nosotros. Tenemos expectativa que Dios haga cosas grandes en medio nuestro.












La Biblia dice que es muy bueno que los hermanos habiten juntos y en armonía, porque ahí es donde desciende la unción del Espíritu Santo, donde se derrama "bendición y vida eterna".







El bautismo por aguas no salva a las personas, pero es un acto de obediencia a Jesucristo, que lo instauró y que dio el ejemplo, bautizándose, aunque no lo necesitaba, pues El era y es santo.
Cuando nos bautizamos estamos obedeciendo su mandato, estamos diciendo que hemos muerto al pecado, ya no tendrá derecho ni señorío sobre nuestras vidas, ahora somos absolutamente y eternamente de Cristo, y El es nuestro Rey y Señor.

No hay comentarios:

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com