10/7/08

Testimonio de Jemima


Jemima es nuestra hijita "del corazón". Ha cumplido recientemente 5 años de vida. Queremos compartirlo con uds. aquí porque los médicos que la atendían le pronosticaban a lo sumo 2 años de vida.
Nosotros creemos en el gran Amor y Poder de Dios manifestado crucialmente a través de Jesucristo en la cruz del Calvario.
Allí Jesús venció al infierno, al diablo y a la muerte. Pagó todas nuestras deudas. El castigo de nuestra paz fue sobre Él y por sus llagas somos sanados. (Isaías 53)
Dios sana todas las enfermedades. Yo tengo una hermana que nació con las caderas separadas de las piernas. Mi padre le sacó el "aparato" que le habían puesto, oró y los huesos fueron sanados, unidos. Mi hermano Felipe es el primer caso documentado de una persona que tenía leucemia mieloides crónica y ha sido sanado. Allí se conjugaron el poder de Dios y el avance de la ciencia argentina en el segundo transplante de médula, porque todo ocurría bajo la oración incesante de la Iglesia de Cristo.
Dios sana y a veces no sana.
En el caso de Jemima, ha superado la expectativa de vida dada por los médicos. No tiene un diagnóstico preciso aunque sabemos que padece "parálisis cerebral"; tiene fisura palatina, piebot bilateral, carece de los reflejos deglución y succión. Su discapacidad es del 90 por ciento.
(Para tener un diagnóstico preciso se le debe practicar una biopsia, lo cual pondría hasta en un 80 por ciento de riesgo su vida).
Tampoco iba a poder abrir sus ojos, lo ha hecho y nos mira dulcemente, sentimos que nos reconoce. Percibe su medio ambiente.
En su vida vemos manifestado el amor de Dios para ella y para nosotros.
Si Dios quiere la puede sanar, hacerla de nuevo, o quizás sea un hecho que El reserve para la Eternidad donde todos tendremos cuerpos perfectos.
Pero quizás El quiera enseñarnos muchas cosas, entre ellas estamos aprendiendo a confiar en Dios pase lo que pase.
Cuando convulsiona terriblemente, cuando está apaciblemente observando su entorno, cuando carraspea, tose. En sus momentos de descanso, durmiendo sola o en nuestra cama.
La gente reconoce el Amor de Dios en la vida de Jemi.
Nosotros también.
Estamos muy agradecidos al Señor, a la Iglesia, a la gente que siempre nos ayudó, a los funcionarios del gobierno, de la justicia, de la salud, a los vecinos, a los amigos, compañeros de trabajo y a los hermanos en la fe.
Más información en el blog de Jemi: http://jemimavictoria.blogspot.com

1 comentario:

Anónimo dijo...

querida yemi:
La tia Gaby, el tio Rafa,Ale,Andrès,Salomè y Diego,te enviamos muchos besos y oramos por vos.

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com