11/7/10

Matrimonio homosexual, ponencia del Dr. Flores Ciani

Fuente: Fecep informa

Flores Ciani, Gabriel – Análisis médico sobre el proyecto de ley en revisión sobre matrimonios de parejas del mismo sexo – Junio 2010
Tratamiento del Proyecto de Ley en revisión (Expediente CD 19/2010) por el que se modifica diversos artículos del Código Civil “respecto de incluir el matrimonio de parejas conformado por personas del mismo sexo y el Proyecto de ley de la Señora Senadora Bortolozzi sobre “Unión concubinaria o unión sexual afectiva estable” (Expediente S- 1352/2010)
Exposición ante la Comisión de Legislación General del Senado de la Nación
Honorables senadores de la república:
Antes de empezar con mi exposición quisiera agradecerles por la oportunidad que como ciudadano me brindan de expresar lo que mi conciencia me dicta como hombre de ciencia.
Desde el mismo momento en que me convocaron a dar esta ponencia sobre el proyecto de ley para modificar los artículos del código civil que se refieren al matrimonio como una unión entre un hombre y una mujer me puse inmediatamente a aunar profundamente en el tema desde el punto de vista de la medicina, ciencia en la cual abrevo mis conocimientos.
A partir de estos estudios he llagado a la conclusión de que no se debería modificar la actual ley sobre matrimonio por los profundos riesgos a nivel individual, familiar, social y nacional que esto implicaría.
Paso a exponer los puntos por lo cual sostengo dicha tesis:
Acerca de la psicosexualidad
La psicosexualidad describe el desarrollo y el funcionamiento de la personalidad como elementos afectados por la sexualidad.
1. Nadie nace homosexual, bisexual, transexual, travesti etc. (La identidad sexual)
No existe par cromosómico homosexual (no hay genética homosexual)
El embrión es XY (masculino) o XX (femenino).
Existen, por lo tanto, dos vías perfectamente diferenciadas en el desarrollo sexual normal del embrión masculino o femenino.
No hay anatomía homosexual:
Anatómicamente se es varón o mujer. El aparato reproductivo es de varón o mujer: Pene, testículos, próstata etc. Para los hombres y Vagina, útero, ovarios, glándulas mamarias etc. Para las mujeres.
No hay hormonas homosexuales:
Hay hormonas características de los varones ejemplo andrógenos, testosterona; hormonas características de las mujeres: Progesterona, ocitosina etc. Las hormonas fetales afectan sobre la masculinización o la feminización del cerebro.
No hay morfología cerebral homosexual:
Si hay diferencias en los lóbulos cerebrales de varones y mujeres. El varón más desarrollado el lóbulo izquierdo (mas racional) y las mujeres más el lóbulo derecho (mas emocional). En el Sistema Nervioso Central las secreciones hormonales, propias de cada sexo en etapas tempranas del desarrollo embrionario, son en gran parte la causa de las diferenciaciones que lo afectan.
Los homosexuales no poseen capacidad de amamantamiento:
Los varones no la tienen, las mujeres sí. Esto implica que la falta de amamantamiento en caso de adopción de un bebe por parejas homosexuales le traerá a este, peligrosas carencias como el recibir defensas de su madre (los recién nacidos son inmunológicamente inmaduros); además de las consecuencias profundamente estudiadas del daño en el desarrollo psicofísico que conlleva para estos.
No existen órganos sexuales homosexuales:
El ano es parte de sistema digestivo y su función es expulsar la materia fecal, no tiene terminaciones nerviosas las cuales son las encargadas en el caso del pene y la vagina producir placer en la persona durante el coito.
2. En un normal desarrollo psicosexual, la persona se expresa con una identidad genérica en el sentido de masculinidad o feminidad.
La identidad genérica es el sentido de masculinidad o feminidad de una persona. Es el resultado de una serie casi infinita de claves derivadas de las experiencias con miembros de la familia, profesores, amigos y colegas y de fenómenos culturales. Lo normal es desarrollar un sentido de identificación con su sexo biológico, es decir, una identidad genérica estable.
3. Una correcta orientación sexual implica el deseo sexual de una persona de un determinado sexo hacia una persona del sexo opuesto. (Impulsos sexuales heterosexuales)
Describe el objeto de los impulsos sexuales de una persona: Heterosexual (hacia el sexo opuesto).
La preferencia heterosexual alcanza el 98%, la homosexual 2%.
4. Conducta sexual
La respuesta sexual es una experiencia psicofisilogica a los estímulos.
Acerca de la sexualidad
“La sexualidad es una construcción y va indisolublemente unida a otros factores de la personalidad, a la propia carga biológica y al sentido general de identidad”. (Harold I.Kaplan)
Normalmente la sexualidad se ejerce por el acto que constituye la unión complementaria de los sexos, es decir en la aproximación de los órganos genitales de dos individuos de sexo diferentes.
¿Entonces que sobre la homosexualidad? dejemos al prestigioso médico Austriaco Dr. Sigmund Freud fundador de la teoría psicoanalítica definirla: Es una detención del desarrollo psicosexualen la que participan el temor a la castración y el temor a la fusión con la madre en la fase pre – edipica del desarrollo.
“Según la teoría psicodinamica, las experiencias tempranas que pueden conducir a la homosexualidad masculina son la fuerte fijación con la madre, la ausencia de una paternidad efectiva, la inhibición parenteral de la masculinidad, la fijación o la regresión en la fase narcisista y las perdidas relacionadas con la competitividad entre hermanos”. (Harold I. Kaplan)
“Lesbianas: La falta de resolución de la envidia del pene asociada a conflictos edipicos sin resolver. Entonces en la homosexualidad femenina: La niña no abandona su fijación original por la madre como objeto de amor y continúa buscándolo cuando se hace adulta”. (Harold I. Kaplan)
Richard Islay (psicoanalista): Las fantasías eróticas con individuos del mismo sexo de los hombres homosexuales se centran en el padre.
En muchos jóvenes, la atracción homosexual se desarrolla debido a experiencias traumáticas o negativas, como el abuso sexual etc.
Entonces podemos concluir que la homosexualidad, bisexualidad, el travestismo y la transexualidad no están dentro de los parámetros de un desarrollo psicosexual adecuado. La homosexualidad no es una característica determinada genéticamente ni imposible de cambiar, al respecto importantes estudios han demostrado que la terapia reparativa es eficaz para aquellos hombres y mujeres homosexuales que quieren volver a heterosexuales. (1)
Acerca de la posibilidad de adoptar niños por parte de personas homosexuales
El prestigioso médico psiquiatra francés Henry Ey nos dice acerca de las llamadas parejas entre homosexuales:
“Las parejas así formadas no están hechas ni de un hombre ni de una mujer que tienen todos los atributos de los sexos opuestos, como en el amor normal, ni de un hombre – mujer que paradójicamente pertenece al mismo sexo, como en la inversión verdadera, sino de individuos de sexualidad ambigua (afeminados- androgenicos o viriloides)
Estas parejas no son parejas, porque la pareja supone cierta heterogeneidad complementaria, y aquí son las formas indecisas de la pubertad, de la adolescencia y de la niñez las que constituyen el canon de la estética y del vínculo amoroso el cual, sistemáticamente, permanece más allá de la diferenciación sexual”. (2)
¿Si estas parejas no son parejas, como podríamos entonces darles en adopción niños? , Ya que esto supondría correr peligrosos riesgos para la sana evolución psicológica de estos, al crecer en familias que desde su mismo origen se constituyen en forma disfuncional.
Al respecto el prestigioso Jacques-Marie Émile Lacan, médico psiquiatra y psicoanalista francés dice: “La estructura de la familia conyugal constituye la forma viviente, inicial y primordial de la moral”. (3)
Se ha difundido que “estudios de la Academia Americana de Pediatría” demuestran la equivalencia entre padres hetero y homosexuales. Esto no es verdad ya que dicha Academia no ha realizado ningún estudio al respecto; solo un informe no concluyente sobre la temática (Pediatrics 109: 341- 345, 2002)
En cambio existen estudios que nos demuestran que los niños criados por parejas homosexuales mostraban deficiencias en su desempeño escolar, social y deportivo con respecto a los niños criados por parejas heterosexuales. (4)
El profesor George A. Rekers, de la universidad de Carolina del Sur, llego a la siguiente conclusión luego de una exhaustiva investigación científica: los hogares con personas homosexuales suponían serios riesgos para los niños. (5)
Entonces los niños criados por uniones de personas homosexuales no crecen en ambientes aptos para proporcionarles las condiciones de vida necesarias para su desarrollo físico, mental, espiritual, moral y social, derechos que están establecidos en la Declaración de los Derechos del Niño. Más bien estos ambientes predisponen a que los niños y niñas criados en esas condiciones padezcan en el área de la psicopatología. Varios estudios indican que los niños criados por parejas de homosexuales son de 4 a 10 veces más proclives a desarrollarse como homosexuales, por lo cual, nuevamente, confirmamos que el entorno es un factor de elevada importancia en el desarrollo psicosexual. (6)
Acerca del uso de la orientación sexual de un individuo como elemento para legislar una ley
La “orientación sexual” es un término no bien definido y que está causando profundos debates tanto en el derecho como en la medicina, y si éste fuese un derecho humano, todas las orientaciones sexuales deberían serlo. Si la orientación sexual queda definida en base al objeto hacia el cual un individuo se siente atraído sexualmente, las parafilias ( patrón de comportamientosexual en el que la fuente de placer no se encuentra en el coito, sino en alguna otra actividad)también serían orientaciones sexuales. Entonces tendrían el mismo derecho a tener leyes propias los pedófilos (atracción hacia personas menores de edad), los que practican la zoofilia – bestialismo(atracción sexual hacia animales, la coprofilia (excitación sexual producida por heces), la necrofilia (atracción sexual por los cadáveres) etc. Por lo tanto no podemos legislar sobre la base de deseos que parten de una orientación sexual desviada. Si esto sucediera nos hallaríamos ante el peligro de una alteración de la trama social con consecuencias hoy desconocidas – por tener esta condición no dejan de ser preocupantes para el desarrollo de una sociedad sana y fuerte en el futuro- considerando que la familia originada en el matrimonio entre un hombre y una mujer, es la base psicobiológica en donde su sustenta la sociedad.
Conclusión
¿Para qué entonces modificar el código civil que establece el matrimonio entre un varón y una mujer?
El 97 % de las naciones del Orbe, es decir unos 196 países no han modificado sus leyes respecto al matrimonio entre un hombre y una mujer. (Ni Estados Unidos, ni Francia, ni Suiza, ni Italia por citar tan sólo unos ejemplos, tienen legalizado el matrimonio entre homosexuales).
Las civilizaciones que han existido sobre la faz de la tierra constituyeron su base como sociedad en la familia formada por un hombre y una mujer (personas de sexos biológicamente opuestos), ¿por que esto ha sido así? porque la misma naturaleza en su sabia evolución ha determinado que la forma de procreación y formación de las familias sea entre un hombre y una mujer.
Notas:
(1) Resultados de un estudio dirigido por el Dr. Robert L. Spitzer acaban de ser publicados en los Archivos de Conducta Sexual, Vol. 32, Nº 5, Octubre de 2003, pp. 403-417.
(2) Ey, Henri. Estudios psiquiátricos 1 1a ed- Buenos Aires: polemos 2008. Pág. 301
(3) J. Lacan, Le complexe, facteur concret de la psychologie familiale, Encyclopedie francaise: 8-40-5.
(4) Sotiros Sarantakos. Children in three contexts: Family, education and social development. Children Australia 21 (3): 23- 31, 1996
(5) Publicado en George A. Rekers. An empirically supported rational basis for prohibiting adoption, foster parenting, and contested child custody by any person residing in a household that includes a homosexually – behaving member. St. Thomas Law Review 18: 325 – 424, 2005)
(6) Legalizing Same-Sex Marriage Will Increase Prevalence of Homosexuality: Research Provides Significant Evidence By Trayce Hansen, Ph.D.
Bibliografía
Psiconeuroinmunoendocrinologia III: los últimos serán los primeros /Andrea Márquez López – Mato… (et.al.). – 1 a ed. – Buenos Aires: Sciens, 2008. 480 p.
Introducción al Psicoanálisis / Marcos Guiter. Editorial La Colmena.
Sinopsis de Psiquiatría: Ciencias de la conducta Psiquiátrica clínica. 8ª Edición. Harold I. Kaplan/Benjamín J. Sadock. Editorial Médica panamericana.
Ey, Henri; Estudios psiquiátricos 1 1a ed- Buenos Aires: polemos 2008

No hay comentarios:

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com