9/7/09

Escóndete un poquito hasta que pase mi indignación



El pasado fin de semana tuvimos la Escuela de Ministerio en la Congregación Cristiana de San Antonio Oeste, provincia de Río Negro, que pastorea nuestro querido hermano Germán Calfín.

Aunque algunos hermanos tuvieron que volver a sus lugares de origen sin participar del encuentro, y debido a las medidas precautorias por la pandemia, solamente nos reunimos pastores y líderes.




El pastor Juan José Churruarín nos ministró la Palabra, también su esposa Mabel.

El decía que Dios retira su mano, en su indignación, y es cuando el diablo trae estas cosas (como la plaga de la gripe). "Escóndete un poquito". Dios da tiempo para que el pecador se arrepienta. El pastor nos compartió Isaías 26:20, ahora que en muchos lugares del país se nos pide estar en el hogar, tratar de no salir: "Escóndete un poquito...".

Es necesario que todo esto acontezca (Mateo capítulo 24), no debemos turbarnos, es solamente "principio de dolores".

Apocalipsis 11:18 dice que Dios destruirá a los que destruyen la tierra.

Comentario mío: Estamos viviendo días malos en el sentido del avance de la maldad, en los cuales se están cumpliendo las profecías bíblicas, tiempo de juicio sobre la tierra y sus moradores, (Isaías 24). Por lo cual levanto la oración del varón de Dios, Moisés: Enséñame Señor a vivir de tal manera mis días que traiga al corazón sabiduría, sabiendo además que en tus manos están mis tiempos, que tú sigues al control de todo y de todas las cosas. Es que hay que redimir el tiempo y en esto necesitamos el auxilio del Espíritu Santo.

Que Dios te bendiga y si tienes algo para mandarme de vuelta, yo lo necesito, lo que me edifique, lo que me corriga, lo que me bendiga.


EB

1 comentario:

Minuca NINAYO MAGUEW dijo...

Queridos hermanos,
Tuve el privilegio de conocer al hno Churruarín y ha sido una constante en mi vida cristiana. Asistí a conferencias para líderes que él nos impartió pero nunca olvidaré el momento que puso sus manos sobre mí y me habló de la bendición tan grande que el Señor iba a concederme. Toda mi vida anduve preguntándome cuál de todas las recibidas sería. Hoy puedo decir que el haber llegado hasta aquí y "ver" lo que el Señor me revela sí que es una gran bendición,saberme parte de su ejército,el que está llamando para este tiempo tan glorioso que nos ha tocado vivir por Su gracia es un privilegio y un gran honor.
Toda la gloria,la alabanza,el poder y el honor sea a Dios por siempre.

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com