7/11/10

Obediencia

En la segunda carta a su discípulo Timoteo, el apóstol Pablo le advierte acerca de las características de los hombres en los “últimos tiempos”; “tiempos peligrosos”: hombres “desobedientes a los padres…”.

En Mateo capítulo 26 versículos 36 al 46, se nos narra que Jesucristo oró tres veces al Padre para no ir a la cruz, pero inmediatamente, le expresó a Dios, “no se haga mi voluntad, sino la tuya…”

Entonces el autor desconocido de Hebreos, pero sin dudas inspirado por el Espíritu Santo, nos dice que Cristo por lo que padeció aprendió la obediencia: Hebreos capítulo 5 versículos 7 al 9. ¡Cristo “aprendió” a obedecer! Cristo ejemplo de obediencia.

Efesios capítulo 6 versículos 1 al 9, manda entre otras cosas: “Hijos, obedezcan a sus padres”. ¿Por qué debemos obedecer? Porque esto es justo y porque es el primer mandamiento con promesa: te irá bien, y tendrás una larga vida. A los desobedientes les va mal, a veces los linyeras y los que viven debajo de las autopistas o duermen donde los encuentra la noche y comen basura, no siempre, pero a veces, frecuentemente son personas que han sido desobedientes y rebeldes. Les va mal. Otros desobedientes mueren jóvenes.

Los padres son impelidos a obedecer a Dios para criar a los hijos sin exasperarlos pero en amonestación y disciplina del Señor. ¿Quién estableció o qué ley manda que los jóvenes deben salir los fines de semana?, (entiéndase por “salir”, salir de noche). ¿Dónde se manda que tienen que salir a bailar “porque son jóvenes y deben divertirse” lo cual generalmente incluye alcohol, peleas, sexo fuera de la voluntad de Dios, drogas, robos, etc.?

Encuentro en la Biblia la vara de la disciplina, la “escobadura” por ejemplo. ¡Gracias papá! ¡Gracias mamá! ¡Gracias Señor por la escobadura! Con el tallo se disciplina, con las hojas se hace un rico té…

Encontramos padres que cobijan a sus hijos de 18 o aún de 20 o más años de edad, bajo su techo. En algunos casos chicos que ni siquiera se reponsabilizan de sus bombachas o calzoncillos. Que se levantan a la mañana exigiendo sus derechos y poco dispuestos a cumplir con sus obligaciones. ¿Obligaciones? Sí, obligaciones…responsabilidades, disciplina.

Si tu hijo o hija vive bajo tu techo deberá ser criado de acuerdo a Efesios 6, si se rebela y se vuelca a la indisciplina el amor firme incluye la vara y aunque es desagradable castigar a un chico grande, reconozco que es un caso extremo pero si el hijo o la hija no entiende por las buenas, a causa del dolor entenderá porque padre que ama es el que castiga (Proverbios 3.12; 19.18; 23.14) y libra a su hijo de la muerte.

No encuentro en la Biblia límite de edad para el castigo con vara, a las edades que mencionamos denota un cierto fracaso en la educación paterna. Padre o madre que no obedece las indicaciones del Manual condena al fracaso a las futuras generaciones lo que puede incluir la muerte prematura de acuerdo a los dichos sabios de Salomón.
Empleados a obedecer a sus jefes, empleados cristianos con jefes cristianos no aprovecharse de esta situación, servir a la empresa o institución como sirviendo a Cristo.

Por último, encontramos este mandamiento: “Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos, porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta, para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso”, está en Hebreos capítulo 13 de Hebreos, en el versículo 17, y en el versículo 7 nos estimula a mirar la conducta, el estilo de vida de quienes nos han dado la Palabra, nos ministran, nos pastorean, a imitar su estilo de vida, a obedecer sus enseñanzas.
En la primer carta de Pedro, en el saludo, capítulo 1 versículo 2, dice que hemos sido elegidos para obedecer a Jesucristo y ser redimidos por su sangre. Elegidos para obedecer.

En Hechos capítulo 5 versículo 32 leemos: “Nosotros somos testigos de estos acontecimientos, y también lo es el Espíritu Santo que Dios ha dado a quienes le obedecen”.

Estamos esperando y orando por un derramamiento del bautismo del Espíritu Santo. Aquí hay una clave, la obediencia. El Padre da ese bautismo a quienes le obedecen, no lo pueden esperar los rebeldes ni los desobedientes.

Pasos hacia una obediencia fiel

La fe cree en lo que dice Dios y actúa de acuerdo con su Palabra. La fe permite entrar al descanso que Dios ha prometido para todo su pueblo. Reconoce la completa obra de salvación, al mismo tiempo que obedece toda instrucción que viene de Dios.
No permitas que la rebeldía endurezca tu corazón.

Dedica todo tu corazón a obedecer a Dios y su Palabra. Confía que El hará todo lo que te ha prometido. Acepta ser corregido por la Palabra de Dios.
Obedece a los pastores, reconoce y coopera con el pastorado para que su trabajo sea más llevadero y en la Iglesia exista un clima de alegría y gozo.

(Se ha utilizado la NVI y Reina Valera 1960).

EB

No hay comentarios:

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com