12/1/10

Tiempo de pelear por los sueños

Nehemías 1. Cuando Nehemías vio lo que estaba mal, no se quedó con eso, sino que ayunó y oró.Buscó la directiva de Dios.

Nehemías 2: 4 y 18.
Dios fue marcando lo que tenía planeado y fue dándole muestras de su apoyo

Nehemías 3:12
Dios usa a cada uno de nosotros en la labor de restauración, de lo que se ha roto o destruido, en la formación de nuevos sueños o en el cumplimiento de nuevas metas.

Este año debemos pelear por nuestras familias, no con nuestras familias, sino por ellas.

Son nuestro Jerusalén: Hechos 1:8

Aunque la causa sea buena, no todos van a apoyarte, aún en tu propia familia podrás encontrar oposición (Neh 3.5).

El enemigo de nuestras familias, de nuestras vidas, de nuestros sueños, va a tratar todo el tiempo de molestarte, aún usando gente de tu alrededor, que no entiende los planes de Dios y se creen sabios o con la mejor de las intenciones querrán aconsejarte. (Neh 4:12)

Versículos: 10 - 23 Por medio de la propaganda y la intimidación, los enemigos tratan de desanimar a los débiles, pero aquellos que son fuertes en el propósito de Dios, redoblan sus esfuerzos. Estos complementan sus herramientas de trabajo con armas listas para ser usadas en caso de ataque.

Neh 4:13
La familia es un regalo de Dios y está la promesa de Dios que seremos salvos con nuestra casa. 6; 30-31

Hechos 16:31
Su salvación se convierte en su gran interés; lo que yace más cerca de su corazón es lo que antes distaba más de sus pensamientos. Está preocupado por su alma preciosa. Los que están enteramente convencidos de su pecado y verdaderamente interesados en su salvación, se entregarán a Cristo. Aquí está el resumen de todo el evangelio, el pacto de gracia en pocas palabras: Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo, tú y tu casa.

El Señor bendijo tanto la palabra que el carcelero fue de inmediato ablandado y humillado. Los trató con bondad y compasión, y al profesar fe en Cristo fue bautizado en ese nombre, con su familia.

Tú y tu casa sugiere que Dios trabaja en el núcleo familiar


Si Dios está en la cosa, nada nos tiene que intimidar

Raquel Wegrzyn

No hay comentarios:

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com