20/1/10

Palabra profetica 2010

Esta Palabra fue publicada por el pastor Juan José Churruarín entre fines del año 2009 y principios de enero de este año.

El tiempo que está y que viene, es un tiempo de tinieblas y oscuridad para mucha gente. Se ven en el horizonte profético fenómenos naturales de enormes dimensiones. Esto afectará a mucha gente en todo el planeta. Las consecuencias de las grandes catástrofes climáticas son tan graves que no es posible describirlas. El sufrimiento humano es y será mucho.

Los impactos del cambio climático. Dios le dio al ser humano la autoridad de sojuzgar y señorear sobre todo lo creado. Génesis 1. 18; Salmo 8. Esa autoridad delegada era para representar a Dios y llevar la maravillosa creación dentro de los propósitos de Dios. La tierra y su plenitud y todo lo que en ella habita le pertenece al Señor. El hombre se adueñó de la tierra, la contaminó, la esquilmó y avanza en una locura destructiva que llevará a su propia destrucción.
El nivel de los mares se ha elevado al mismo tiempo que la temperatura de la Tierra. S. Lucas 21. 25, 26. Habla de la confusión de la gente a causa del bramido del mar y de las olas. ¿Tsunamis?
Los glaciares y las zonas nevadas de las altas cumbres de ambos hemisferios se han reducido drásticamente en las últimas décadas.
Algunas especies de pájaros y de peces están cambiando de hábitat debido al aumento de la temperatura.
La acidez de los océanos está aumentando porque estos absorben más dióxido de carbono (CO2).
El deshielo causado por el cambio climático. Problemas en los Polos. Precipitaciones lluvias y nieve han sufrido aumentos y disminuciones significativas. (Sequías)
En la revelación que recibió el Apóstol Juan; Apocalipsis 11. 18. Se nos dice:
“Se airaron las naciones, y tu ira ha venido, y el tiempo de juzgar a los muertos, y de dar galardón a tus siervos los profetas, a los santos y a los que temen tu nombre, a los pequeños y a los grandes, y de destruir a los que destruyen la tierra.”
La injusticia del injusto, el juicio y la justicia de Dios
Leyes contrarias a la naturaleza humana, totalmente fuera del modelo divino expresado en Las Sagradas Escrituras; están siendo aprobadas por legisladores que no tienen en cuenta a Dios. Leyes no significan justicia. Jueces al servicio de los que ostentan el poder, la mentira es una ingeniería de la falsedad, creada y formada dentro del sistema de comunicaciones para que parezca verdad. Pero viene el juicio de Dios. Y habrá señales tan significativas en estos gobernantes que no se podrá negar que lo que ha venido procedió de Dios.
A los cristianos no nos alcanza con amar el bien, debemos al igual que Jesús aborrecer la maldad. Hebreos 1. 9.
No se ven cristianos enardecidos por la maldad del sistema y de sus gobernantes. Hay un acostumbramiento a la forma y a su contenido. Todo parece ser exactamente igual. Pero no es igual.
“Ay de los que a lo malo dicen bueno y a lo bueno dicen malo”. Isaías 5. 20. Los cristianos debemos levantar un clamor ante Dios por el pecado, la injusticia, la mentira, el robo que sume a millones en el hambre. El 15% de la población mundial sufre hambre
Los mandatarios asumen sus funciones, usurpan el poder que le confiere la investidura, pervierten la naturaleza del gobierno, convierten un espacio de servicio en un espacio de poder desde donde se yerguen autoritarios pactando con las tinieblas, venden sus almas, venden la Patria con todos sus recursos. Enfermos de gloria y de poder se constituyen en amos y señores sin que haya ley ni jueces que los juzguen. Le han puesto un precio a todo y a todos y los compran y los venden sin que nadie se oponga. Apocalipsis 18. 11 – 15.
Sodoma y Gomorra ciudades en donde la maldad había llegado al su colmo. Pero los que oraban y clamaban no oraban bendiciendo a las autoridades, todo lo contrario El clamor era contra esas ciudades. Génesis 18. 20, 21.
No debemos bendecir un sistema injusto, no debemos bendecir a las injusticias de los injustos, debemos declarar en contra del pecado e interceder ante Dios para que estos gobernantes se arrepientan de lo que están haciendo. Hay que cambiar las oraciones. Bendigamos el reino de Dios, no el reino de las tinieblas y sus consecuencias. Jeremías 22. 3.
Frente a tanta maldad perpetrada por el ser humano hay que pedir el juicio justo de Dios y el establecimiento de la justicia. La conversión del malvado y la transformación de la sociedad.
“Por cuanto no se ejecuta luego sentencia sobre la mala obra, el corazón de los hijos de los hombres esta en ellos dispuesto para hacer el mal” Eclesiastés 8. 11.
Palabra para el pueblo de Dios.
Los pastores y dirigentes de la iglesia se ven invadidos por una nueva manera que pretende ser iglesia. En esa forma, no existe diferencia entre la luz y las tinieblas. Se están destruyendo matrimonios dentro de las congregaciones tanto como se destruyen fuera en donde se supone nos tienen la luz de Dios ni la palabra de Dios. Padres cristianos que abandonan a sus hijos y no cumplen con sus deberes de padres y esto es admitido y tolerado por pastores que ya no saben y algunos no quieren saber que hacer. Las expresiones que oigo de la boca de los pastores: “La gente quiere”, “La gente no quiere” “No se si esta medida la va a caer bien a la gente”; todo esto dicen en su debilidad y dudas; están entregando la dirección de la iglesia a gente no renacida y de haberlo sido, han vuelto a su antigua manera de vivir.

¡Pastor, no pierdas la brújula! ¡No pierdas el Norte! “Si los fundamentos son destruidos, ¿Qué hará el justo?” Salmo 11. 3.
Recuerda que el juicio comienza por la casa de Dios. 1ª Pedro 4. 17.

Deja el pasado:
Génesis 19. 17. No mires para atrás. No te quedes en el llano. Busca la altura, sube a la montaña, no te detengas.
Génesis 19. 26 El pasado te inmoviliza, no te conviertas en un testigo de piedra. Tu no eres un monumento o estatua de sal Tu eres una “Piedra viva” luz y sal del mundo. (Sal como factor activo).
Isaías 43. 18, 19. No recuerdes (recrees en tu mente) el pasado.
Algo nuevo está viniendo y está por acontecer.
Sigue hacia la meta final.
Filipenses 3. 13, 14. No hagas de cuenta que ya llegaste, mientras estés con vida extiéndete a lo que está delante.

Dios dice: 1. No mires para atrás no te detengas.
2. No traigas a memoria el pasado.
3. Olvida ciertamente lo que queda atrás.

Isaías 60. 1, 2.

Presente y futuro:
Sobre los hijos de Dios Amanecerá el Señor. Y sobre ellos, será vista la gloria del Señor. La gloria de Dios ha nacido sobre Ti. Por lo tanto es tiempo de resplandecer por que ha venido nuestra luz.
Tres cosas hay que tener en cuenta con esta palabra profética:

Dios dice: 1. Ha venido nuestra Luz.
2. Amanecerá el Señor sobre nosotros
3. La gloria del Señor ha nacido.

Un mundo en tinieblas agoniza sin Dios y sin esperanzas, el profeta habla de tinieblas y de oscuridad, la historia avanza hacia su punto final. El reloj de Dios no se detiene; no hay nada que pueda parar o evitar lo que ya está profetizado. Esto lo dicen Las Sagradas Escrituras, Jesús advirtió a sus discípulos de cómo serían estos días. La gloria y la presencia de Dios son para que seamos testigos de su amor a este mundo enfermo.











Ptor. Juan José Churruarín
jjchurruarin@nuevauncionministry.org

No hay comentarios:

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com